viernes, 20 de enero de 2012

Tamamo no mae 玉藻の前.

El otro día me dí cuenta de que hay toda una serie de artículos, procedentes del mi anterior blog que ya están desapareciendo de la red, sin que los volviera a re-publicar por aquí. Unos son mejores, otro son peores. Pero me da rabia que los relacionados con zorros se estén perdiendo, sobretodo porque el otro día tenía que sugerir este artículo de hoy y ya había caducado.
Bueno, pues para que no caduque al menos por ahora, lo pongo de nuevo, perdón a todos aquellos que ya lo hayáis leído y a los que no, bienvenidos.

Hace tiempo que quería contar esta historia, pero como todo en Japón, al final tienen varias versiones para una misma cosa. Lo más habitual es tener: la leyenda, la obra de nôh, la obra de bunraku y la obra de kabuki. Todas ellas comparten una línea medianamente común pero con variantes que hacen que la historia cambie o que incluso tenga distintos finales. También hay casos en los que se complementan y para saber cómo acaba una historia tienes que irla siguiendo por capítulos en sus diferentes manifestaciones artísticas. Esto último combina ambas cosas, las versiones y sobretodo la conclusión de la historia en su versión de teatro nôh.
Primero voy a contar la historia básica, lo que es en sí la leyenda y se suele conocer como el núcleo principal.

Creo que ya expliqué alguna vez que durante una época Japón tuvo dos emperadores a la vez, uno era el emperador reinante y otro el emperador retirado, teniendo este segundo mucho más poder que el primero y transformando al emperador reinante en una especie de marioneta. Fue el caso del emperador Konoe quien reinaba en 1155 mientras gobernaba el emperador retirado Toba (1103-1156). En la corte de dicho monarca había una joven dama que formaba parte del servicio de palacio cuya belleza y sabiduría impactaban a todo aquel que la veía. Con un aspecto de tan solo 20 años, conocía a la perfección todas las materias sobre las que se le preguntaba y combinaba todo ello con una increíble belleza de cuyo cuerpo exhalaba un dulce perfume y el aspecto de sus cabellos, ropas y maquillaje era siempre perfecto, nunca se ensuciaba o estropeaba, permaneciendo perfecto a lo largo del día.

La joven se hizo tan famosa que al final el emperador exigió conocerla y probar su sabiduría, así que se planeó un encuentro en el cual se le hicieron preguntas sobre la doctrina budista que ella contestó fácilmente. Como se podía esperar el emperador se enamoró de la muchacha y la mantuvo a su lado tratándola como su emperatriz.

Sin embargo, pronto empezaron a suceder cosas extrañas relacionadas con la dama. Era costumbre en la corte organizar veladas de poesía y música, en las que la nueva concubina sorprendía a todos contestando a las preguntas más difíciles e inverosímiles, así que se organizó una en el Seiryo-den "la sala pura y clara"( era una sala del palacio situada tras la destinada al trono imperial, mirando hacia el Este y no incluido en el eje principal norte-sur, lo cual indicaba que era una de las salas informales y de relax de los emperadores). Aquel día se levantó un viento muy fuerte mientras la corte asistía a la velada, así que se apagaron todas las luces del recinto, sin embargo, desde la cortina de bambú donde estaba la misteriosa joven salía una luz, cuando levantaron la cortina el resplandor procedente de la figura femenina era tal que parecía de día.

(Respecto a las cortinas de bambú, hay que entender que hasta el periodo Kamakura era costumbre que las damas de la corte y el emperador se situaran tras este tipo de cortinas durante las recepciones u otros actos oficiales. No estaba permitida la interacción entre ciertos sectores menos "nobles" con los más cercanos a la familia imperial y su servicio personal. En muchos e-makimono de época Heian incluso no se representa la cara del emperador, sino simplemente las piernas de una figura masculina sobresaliendo de una cortina de bambú. Esto también lo podemos ver en la versión cinematográfica más reciente del Genji Monogatari).

Volviendo al tema que nos ocupa, todos los presentes se sorprendieron mucho y el emperador llegó a la conclusión de que la luz era el resultado de ser la joven un bodhisattva o una encarnación de algún buda (ambos personas que han alcanzado la iluminación budista o satori). A partir de ese día se le dio el nombre de TAMAMO NO MAE  玉藻の前.

Sin embargo, pasado el tiempo el emperador cayó enfermo y los médicos de la corte diagnosticaron que su mal no era una enfermedad común sino el efecto de un espíritu maligno y por lo tanto, era algo que ellos eran incapaces de tratar con la medicina convencional. Así que no hubo más remedio que consultar con  un onmyôji, un maestro del ying y el yang, el más famoso en ese momento era ABE NO YASUNARI, progenitor de Abe no Seimei uno de los más grandes onmyôji de todos los tiempos y famoso por muchísimas leyendas. El maestro les contestó que un gran mal se cernía sobre el emperador y que había que comenzar toda una serie de plegarias a los dioses para protegerle. Dicho y hecho, el palacio se llenó de monjes entonando sutras y oraciones diversas, pero sin resultado alguno, el emperador sería enfermo y cada día peor.

De nuevo visitaron a Yasunari en busca de respuesta, esta vez el experto tuvo muchas más dificultades para contestarles pero logró dar con el problema, en realidad Tamamo no mae era un zorro de 2 colas y mil años de edad que vivía en la llanura de Nasuno en Shimotsuke no kuni (hoy prefectura de Tochigi), llegado desde China donde había estado arrasando reinos bajo su maléfica influencia. Sus intenciones en Japón eran las mismas, seducir al emperador, enfermarlo hasta la muerte y luego acceder al poder.

Los cortesanos estaban aterrados, ¿qué se podía hacer contra un zorro tan poderoso? Yasunari les aconsejó realizar el ritual de Taisan-fukun, Taisan fukun no sai 泰山府君の祭 (Taisan-fukun es el emperador de jade chino, el dios del monte Tai, uno de los dioses de la vida chinos de tradición taoísta) que debía llevar a cabo la propia Tamamo no mae. Al principio la dama se negó, pero luego le aconsejaron que fuera porque si mejoraba el emperador ella se haría muy famosa y querida por el pueblo, así que accedió encantada. Sin embargo, durante la ceremonia de ofrenda algo ocurrió con Tamamo no mae, cuando había recitado la mitad del texto de la plegaria desapareció, demostrando así ante todos que era verdaderamente el espíritu de un zorro.

Pronto se organizó una partida con los mejores arqueros del país y los dos cazadores más famosos, Kazusa no Suke Hirotsune y Miwa no Suke Yoshiaki. Tras purificarse y rezar a los dioses, organizaron una batida en la llanura de Nasuno, donde apareció el zorro de dos colas frente a ellos pero logrando escapar fácilmente. Hacía falta más entrenamiento, y para ello, ambos guerreros idearon sus propias técnicas. Hirotsune, disparando a una bola que lanzaba desde su caballo; Yoshiaki, disparando contra perros. Una vez preparados volvieron al lugar donde se había visto al zorro, pero tras 7 días de persecución no lograron atraparle. Hasta que el octavo día, mientras Yoshiaki dormía, se le apareció en sus sueños una mujer joven que le dijo: en el día de hoy yo moriré en tus manos. Sálvame por favor.... Los ruegos y promesas no sirvieron de nada y el cazador se despertó totalmente eufórico gritándoles a los demás que se prepararan.

Efectivamente, ese día encontraron el rastro del zorro y Yoshiki, con una certera flecha, le dio muerte en el acto. El cadáver lo llevaron a la capital y lo expusieron ante el emperador, que se había recuperado milagrosamente. Después hicieron una reconstrucción de los hechos y posteriormente otra en el lugar donde había ocurrido todo, pero delante toda la corte.

Una pequeña curiosidad, Abe no Yasunari luego se casó con una mujer que en realidad era también un zorro y tuvieron un hijo que fue luego el famoso onmyôji Abe no Seimei.... Cuando las barbas de tu vecino veas pelaaaarrrrrr..... jajajajajaja.

-LA VERSIÓN DE BUNRAKU- TAMAMO NO MAE ASAHI NO TAMOTO

En esta obra, un zorro mata a una dama que sirve en la corte imperial, toma su forma y seduce al emperador, pero se descubre su verdadera identidad. El zorro huye y va cambiando de forma durante su persecución: campesina, dios del trueno, hombre, una joven de ciudad, una cortesana y de nuevo dama de la corte.
Al final es atrapado y lo matan.

-SESSÔSEKI- LA PIEDRA ASESINA- CONTINUACIÓN Y FINAL DE LA HISTORIA DE TAMAMO NO MAE

Se trata de una obra de teatro nôh. Se sitúa en el periodo Ashikaga (1392-1573). Otoño en el distrito de Kanto, llanura de Shimonoseki.

El sacerdote Gennoh después de alcanzar la iluminación o satori budista decide ver el mundo por sí mismo, así que se lanza a viajar. En uno de sus viajes llega a Nasuno, donde ve cómo un pájaro cae muerto al tocar una roca. En ese momento aparece una campesina que le explica que ese es el lugar donde cayó muerta la dama Tamamo no mae, que en realidad era un zorro con forma de mujer que había arrasado China y había intentado lo mismo con Japón. Nada más caer herido se había convertido en una piedra maldita, que mataba a todo aquel que la tocaba porque el espíritu había quedado atrapado allí.

El monje decide en ese momento realizar un exorcismo que libere la maldición de la piedra. Mientras está recitando el ceremonial la roca se parte en dos y aparece el espíritu del zorro que ante sus ojos se va convirtiendo en mujer. Mediante un baile explica su historia al monje, pero ahora que ha sido liberada le promete no volver a hacer el mal y seguir las enseñanzas budistas.

Todavía hoy se puede visitar la roca asesina en Nasu, se trata de una piedra que exuda unos vapores venenosos procedentes del subsuelo volcánico. Algunos cronistas antiguos contaban asombrados cómo estaba rodeada de tantos insectos muertos que apenas se podía ver el suelo.

2 comentarios:

ailurus dijo...

Has sido bonito recordar las historias de zorros. También veo que estás con "el temor de un hombre sabio", que me leí de un tirón. Muchos ánimos :-)

Kitsune dijo...

ailurus-san: me daba pena dejar este artículo morir en el cementerio internáutico, al menos por ahora.
Respecto al libro, me engancho a él a ratos. Tiene trozos desiguales. Todavía estoy cuando Kvothe ha salvado la vida del maer.