lunes, 5 de diciembre de 2011

Dando ideas....

Con esto de las fiestas navideñas, las páginas de noticias locales por internet se han dedicado a hacer una serie de listas con regalos temáticos, dependiendo de los gustos del receptor de los mismos. Así, ha habido lista para el amigo/familiar gourmet, lista para el amigo/familiar "geek" aka friki tecnológico, etc..etc.. etc..

Me pareció curioso encontrar que para el gourmet se incluía esto:


¿Y quién no querría recibir un jamón Cinco Jotas? pero...¿habéis visto el precio? ¿Quién está lo suficientemente loco (o rico) como para hacer semejante regalo? 300 $!!
Aquí es cuando tengo que añadir que Silicon Valley es el lugar donde hay más tarados con dinero por metro cuadrado del mundo. A veces me hace gracia, otras veces me produce arcadas.
Pero oye... si a alguno de esos tarados le apetece regalarme un Cinco Jotas... ya se sabe... el "pon un pobrecito inmigrante en tu mesa en Navidad", también se puede cambiar por "regala un Cinco Jotas a un pobrecito inmigrante ESPAÑOL en Navidad". JAJAJAJAJAJAJAJAJA.

Otras ideas, el jersey "ultra-fashion" de 200 $ (un detallito, nada ostentoso) con motivo apropiado para todo fan kitsunero:
Y por último, regalo para todo fan histórico de las "chinoiseries", edición vintage de Vogue por unos míseros 125$ (calderilla de estar por casa). Esa portada de dama de los años 20, con ese kimono furisode sobre el pavo real.... Priceless!!!(Impagable!!):

Hablando de "chinoiseries", no seáis tímidos, seguro que alguno de vosotros se ha encontrado con alguna en su vida diaria, confesadlo... Estaría encantada de que me enviárais vuestros ejemplos y los publicaré aquí con vuestro nombre, nick o lo que prefiráis, o simplemente "anónimo".

sábado, 3 de diciembre de 2011

Un jardín seco japonés no es un arenero (sandbox)

Digo yo que la cosa artística debe de ir en la familia porque tengo una hermana que diseña jardines, o al menos lo intenta... jajajaja. La cuestión es que ahora está centrada en el diseño de los jardines secos japoneses, en realidad está interesada en todos los tipos de jardines japoneses. Y claro... como "experta" en Japón (JAJAJAJAJAJAJA, más quisiera yo), ha recurrido a mí para que le informe y le comente cosas sobre los mismos.

La verdad es que nunca he tocado ese tipo de temas porque tampoco me interesaban, es cierto que me gustan los jardines secos, pero mi arte favorito es el suiseki, al que nunca le puedo dedicar el tiempo necesario. Más o menos andan relacionados, la cuestión es que no tengo una casa japonesa, ni un mirador, ni un terreno como para montar un jardín japonés.

Pero claro, "la famiglia" es "la famiglia" y tenía que aportar un poquito de mi "sabiduría" (jajajajaja de nuevo) al menos para quedar bien ante mi señora madre, que es una señora muy señora y estas cosas de ayudar a los hermanos son sagradas.

Así que me he dedicado a tomar al asalto la librería de viejo que hay cerca de casa y al final conseguí un libro muy interesante, que explicaba en profundida la filosofía del jardín seco japonés. Fascinante eso de la cinética de la piedra.... (o_O)

Pero no quiero entrar aquí en estos temas porque yo tampoco sabría explicarlos y como se dice vulgarmente mi conocimiento al respecto "está en pañales". Pero realmente es un mundo muy difícil, lleno de filosofía y de una visión muy interesante sobre la forma y el fondo.

La cuestión es que andaba yo buscando lugares donde pasar las vacaciones de Acción de Gracias y encontré un artículo que proponía los "nosecuantos" retiros perfectos en California para huir del pavo, las cranberries y el stuffing. He aquí que me encuentro con un lugar diseñado a la manera japonesa, cargado de promesas de una estancia relajante, con spa, jardines, tratamientos de todo tipo y....... un jardín seco japonés privado con la reserva del bungalow japonés....
Hasta ahí estaría todo bien, pero... entonces es cuando ilustran la "experiencia zen" con esta imagen:

Y entonces yo no puedo evitar recordar de nuevo aquello que escribí hace mucho sobre las chinoiseries, a cuenta de cierta película que, gracias sean dadas a los millones de kami, ha caido en el más profundo de los olvidos. Así que he creado una nueva sección para poner en ella todas estas cosas que son el resultado de una re-interpretación occidental de cualquier cosa oriental, al estilo del artículo sobre los kanji inventados, etc...

Volviendo al tema que nos ocupa. Un jardín seco no es un arenero para que jueguen los niños, es una cosa muy seria. Es cierto que se ha puesto muy de moda eso de tener el mini jardín portátil, para liberar el stress etc... Pero cuando la horterada privada se transforma en un enorme chiste, a mí se me borra la sonrisa.

Analicemos la imagen. Señora en "nagajuban", la ropa interior del kimono, además mal colocada, pasando con más o menos arte el rastrillo, descalza sobre una de las piedras del jardín. Uhm... qué les hace pensar que ir en ropa interior hace todo más japonés? Esta imagen está dentro de la iconografía popular del siglo XIX, con damas occidentales llevando kimonos como bata para estar por casa.

Costumbre que luego adoptaron las starlettes de los años 20, con esas zapatillas de tacón tan cómodas y tan emplumadas.
En resumen una chinoiserie moderna, porque la imagen habitual a la hora de rastrillar la arena de un jardín seco, es más bien algo así:
Poco glamour verdad? JAJAJAJAJAJA. Y es que con un jinbei y un tenugui en la  cabeza no se puede vender una "experiencia única".