martes, 31 de mayo de 2011

鹿踊り (しかおどり ししおどり) La danza del ciervo

Creo que a estas alturas, los lectores más antiguos y los no tanto, han podido comprobar que me gustan los matsuri, las festividades japonesas, cuanto más antiguas mejor. Sobretodo me gustan todas aquellas que tienen que ver con las tradiciones chamánicas de los primeros habitantes del Japón, en su mayoría perdidas entre otras celebraciones shinto y budistas.

Una de las más vistosas es la danza que se lleva a cabo en la prefectura de Iwate, "Hanamaki matsuri", el segundo viernes, sábado y domingo de Septiembre, la shishi-odori. Bien, aquí hay que hacer una pequeña matización, porque el nombre puede llevar a confusiones y no es la primera vez que alguien lee "shishi" y lo interpreta como la danza del león. No, no son la misma danza, ni tienen nada que ver.

En el caso que nos ocupa, shishi (que también se puede leer "shika") es un solo kanji 鹿, que significa ciervo, mientras que shishi 獅子, con dos kanji significa "león". Insisto no, NO es lo mismo, ni son la misma danza, aunque la gente las llame igual porque suenan igual, el kanji no es igual.

Bien, aclarado que esto es una danza de ciervos, es difícil de trazar su origen. Hay muchas teorías al respecto, se dice que puede ser una danza budista aprovechando algunos elementos totémicos propios de las costumbres locales japonesas. También se menciona a un monje budista llamado Kuya Shonin, que creó este baile para imitar los movimientos de los ciervos que él observaba mientras meditaba en el monte Hiei en Kyôtô (año 951). Otra teoría apunta a que este mismo monje creó la danza después de presenciar la muerte de uno de los ciervos de la manada que solía contemplar a manos de un cazador, para ayudar al alma del animal.

El grupo se compone de 8 a 12 bailarines, guiados por dos centrales que representan un ciervo macho y uno hembra.


Sus ropajes consisten en unos amplios hakama decorados con imágenes relacionadas con elementos búdicos y creo que con símbolos de sus familias, pero este dato no lo tengo seguro.

Luego llevan una máscara de ciervo con cuernos de la que sale una tela que cubre toda la parte superior del cuerpo de la que únicamente sobresale un pequeño tambor.


En la parte superior de los hombros sobresalen dos largas tiras de bambú cubiertas de papel, se trata de los "sasara" (ササラ), elemento fundamental en la danza. Las largas tiras de bambú pueden llegar a medir tres metros, se encolan y se les van pegando tiras de papel enrrolladas. Es un trabajo costoso y que necesita de una gran destreza. Para ver el proceso, pulsad aquí.

Todo el conjunto puede llegar a pesar 15 kilos y con eso tienes que bailar y realizar una serie de movimientos que sinceramente requieren de bastante práctica.
Detalle de la sujección interior de la máscara:


Hay dos escuelas de danza con dos estilos diferentes, Kasuga, que tiene un ritmo lento y más calmado; y Kamazu con una técnica más movida y enérgica.

Los bailarines se mueven imitando los movimientos de los ciervos y golpean el suelo con los sasara, mientras cantan y tocan los tambores en un ritmo asincopado.


El conjunto es muy bonito y la verdad que es una de los odori que más me gustan porque tiene algo de ancestral, de antiguo, de cuando las cosas eran más sencillas. Para ver un ejemplo en movimiento, pulsad aquí.

No siempre es necesario que sea la fecha del matsuri para ver este baile, también se puede llevar a cabo para espantar los malos espiritus en cualquier momento del año, o a requerimiento de una persona en un caso determinado.

Se dice que esta danza se realizaba al entrar la primavera y el otoño para atraer los buenos espíritus y favorecer las cosechas, porque el ciervo es un animal herbívoro, que a la vez que se come las malas hierbas también elimina las posibles plagas.

Espero que a vosotros también os guste, suele ser un motivo decorativo propio de los omiyage de la zona de Iwate, y un espectáculo frecuente en muchos de sus baños termales.



(El reciente terremoto de 2011 ha afectado especialmente a esta zona, pero he podido leer que eso no ha evitado que sus habitantes sigan realizando el shika-odori, precisamente ahora con más razón).

Por supuesto, si me he confundido en algo, alguien conoce más detalles o sabe de alguna curiosidad que se me haya escapado, estaré encantada de que lo comparta con todos nosotros.

2 comentarios:

759 dijo...

En dos ocasiones he visitado Hanamaki hasta el momento, pero sin tener la suerte de ver la danza del ciervo. Ojalá algún día pueda volver a pasear por ahí.

Kitsune dijo...

Creo que la zona era especialmente bonita, confío en que se recupere.
Algún día me gustaría hacer un viaje a Japón pero para ver este tipo de matsuri, no para visitar las ciudades grandes y los templos más famosos... También comprar toneladas y toneladas de "mingei" de todas partes...
O incluso visitar esos templos en los que puedes pasar la noche en plena montaña y que dicen que sirven platos especiales de setas y comida vegetariana deliciosa.