martes, 17 de febrero de 2009

Takarazuka Revue 宝塚歌劇団

Probablemente sea este uno de los artículos que a pesar de su sencillez, me ha resultado más difícil de redactar. Primero porque no es un arte escénica fundamental en Japón (a pesar de lo que puedan pensar sus fans) y segundo porque puede implicar numerosas interpretaciones por parte del sentir "occidental" que me puede conllevar problemas por la casa de té. Así que creo que primero voy a exponer los hechos y luego a lo mejor entro en consideraciones.
Por otro lado parece ser que no es una cosa muy "legal" eso de colgar fotografías del takarazuka revue, así que voy a poner lo mínimo y supongo que os colgaré unos cuantos enlaces y unos cuantos vídeos, a ver si hay suerte....

Bien, empecemos. No sé hasta qué punto es una cosa internacional el tema de "La Revista", "Teatro de Varietés", "Las Varietés", "Espectáculo de Variedades", "El Music Hall", relacionado con un determinado tipo de teatro (el edificio), "Follies Bergere", "Moulin Rouge", "Molino Rojo", "La Latina"..... En sí este tipo de espectáculo consistía al menos en Francia y en España, en una compañía encabezada por una serie de actores, una vedette y un coro de muchachas bailarinas. La obra intercalaba pequeños sketches humorísticos, con números de baile en el que las chicas salían más bien con poca ropa y unas canciones cuyas letras tenían doble sentido. (Alguien ha logrado ver "Showgirls"??? es un poco esa idea).






Luego el "Music Hall" o las "Variedades", implicaban varios números cortos, de humor, magia, baile, etc... sin que hubiera que enseñar mucha "carne" por parte de las féminas. Aunque se enseñaba más "carne" que de normal.




No quiero meterme mucho en este tema porque esto NO ES el Takarazuka. Pero fue su bisabuelo.

1-LOS HECHOS:

Japón, 1910, pequeño pueblo de Takarazuka, prefectura de Hyôgo. Como muchos pueblitos vivía del turismo que visitaba sus baños termales y como muchos pueblitos era el final de una línea de ferrocarril procedente en su caso de Osaka. La cosa se hubiera quedado ahí si no hubiera sido por la intervención del empresario Uchizo Kobayashi, presidente de la compañía propieraria de la línea de ferrocarriles Hankyu. Este señor consideró que Takarazuka tenía un mayor potencial turístico y que solamente era necesario incrementar la propaganda y las actividades, lo cual atraería más público a los baños y una mayor venta de billetes de tren, su línea de tren...
Pero... ¿qué podía ofrecer "distinto" de los demás pueblitos con onsen? Lo típico y tradicional eran las geisha, pequeños teatros de kabuki de aficionados, kagura.... Había que ser más original, había que introducir algo novedoso que atrajera a la gente y que no tuvieran los demás.
No sé hasta qué punto este señor había viajado por Europa o América, la cuestión es que en Japón comenzaba a interesar el tipo de espectáculo occidental y pronto y bien mandado montó un coro de chicas jovencitas con un repertorio de canciones occidentales.
Evidentemente en Japón, con unos gustos estéticos-eróticos muy diferentes a los europeos la modalidad de una vedette ligerita de ropa con un coro de muchachas enseñando "carne" no era la mejor opción. Así que supongo que se optó por una especie de "Music Hall" pero sólo con las señoritas danzantes-cantantes y algún número teatral intercalado. Pero desde luego la mezcla de señoritas y hombres sobre el escenario, representando una serie de sentimientos occidentales no debía de ser muy decoroso para la mentalidad japonesa, así que se optó por dejar que la compañía estuviera integrada por mujeres jóvenes solteras que interpretaran todos los papeles.
Era 1914 cuando se realizó la primera representación de la ya completamente estructurada Revista de Takarazuka, con gran éxito de crítica y público puesto que comenzó a ser un buen reclamo para el turismo.
Sin embargo, el modelo japonés DEBÍA diferenciarse de su antepasado occidental, sus actrices DEBÍAN ser un modelo social de esposa-madre para todo el mundo y por lo tanto la estructura de la compañía potenció en todo momento esa cosa tan japonesa de maestro-discípulo, de la escala de poder, del respeto hacia tu inmediato superior, destinado a forjar el carácter de las discípulas de Takarazuka.
A pesar de todo lo feminista que pueda parecer, las compañías que integran el Takarazuka están todas dirigidas por un hombre, las mujeres son meramente actrices, no escriben los guiones, no dirigen la puesta en escena ni coordinan la obra, para eso los hombres. Y todo el conjunto es una rama de la compañía de ferrocarriles, todos los empleados del teatro cobran de dicha empresa.
La cosa tuvo tanto éxito que se construyó el Dai Gekijô, el Gran Teatro, (1923-24) para la compañía y poco después se abrió otro en Tôkyô (1934).
Página web oficial de Takarazuka Revue, con fotos antiguas, pulsad aquí.

2-LAS ACTRICES Y SU ESCUELA

Puede que a muchas de nosotras no nos entre en la cabeza esto de dedicarse al teatro-musical en un grupo todo de chicas, pero todos los años la escuela recibe gran cantidad de aspirantes.
La formación de una takarasienne no es fácil. Se realiza durante dos años, el primero destinado al aprendizaje de las artes básicas, canto (lírico, canción ligera, canto tradiconal japonés), danza (clásica, contemporánea, tradicional japonesa, flamenco, jazz), instrumentos (piano, percusión, guitarra, flauta, acordeón, instrumentos tradicionales japoneses), técnicas vocales (impostación de la voz), etiqueta (occidental y japonesa), cultura (occidental y japonesa). En el segundo año es cuando se decide qué rol desempeñará la muchacha en el teatro, distinguiendo entre otokoyaku (masculino) y musumeyaku (femenino). Se tienen en cuenta las condiciones físicas, tono de voz, estatura, rasgos faciales, etc... Y aquí es donde entran otros aspectos en la formación de las actrices y es la adopción de ciertos comportamientos, gestos, posturas que favoreceran su caracterización.
Evidentemente es más difícil la preparación de una mujer para que parezca un hombre que una mujer simplemente dejar que sea más femenina que normalmente.
Una buen otokoyaku necesita unos 10 años de formación contínua. Su dedicación debe de llevarle a una interiorización de la masculinidad, de lo masculino. En una sociedad como la japonesa en la que los roles sociales están tan marcados, con la mujer-niña como máximo representante de la feminidad plena y el hombre como ente siempre ausente, el salary-man, el individuo que provee al hogar de un sueldo y poco más.., la interiorización por parte de una mujer, educada para todo lo contrario, de una actitud masculina (no quedarse en la pantomima) puede ser una tarea ardua. Sus gestos cambian, su postura cambia, se le obliga a adoptar una voz y unas expresiones del idioma japonés propios del hombre, su cuerpo obligado a ciertos movimientos físicos va transformándose también (sobretodo el desarrollo postural, no es que tengan un cuerpo masculino). Y para acabar, se le viste con determinados colores que oculten por completo la feminidad, trajes de líneas rectas, chaquetas de hombros cuadrados, cabellos cortos...
Para ellas, colores claros, mucho lazo, mucho volante. Vestidos que marcan las caderas, cabellos largos, la estatura debe de ser inferior a la media para resaltar la altura de la otokoyaku.
Todo se convierte en una exageración, las musumeyaku son más femeninas de lo normal para destacar la "masculinidad" de pega de las otokoyaku. Los maquillajes, los vestidos todo es de un barroco totalmente irreal para provocar una sensación de "realidad" aparte del día a día y así poder convencer al espectador de que lo que ve es un hombre y una mujer en vez de dos mujeres. Otra cosa es que lo logre para todo el mundo, para todos los tipos de espectadores o para todas las culturas.

3- LAS OBRAS

Al principio se reducían a adaptaciones de clásicos japoneses o de cuentos populares para niños. Pero la necesidad de ampliar las temáticas e introducir más y más elementos occidentales, llevó a que Takarazuka fuera el primer teatro en adaptar los musicales occidentales en Japón. El fantasma de la ópera, West Side Story, etc....
También se optó por temáticas cada vez más romántico-kitsch, mucho volante, plumas, todo muy barroco en la línea del rococó más apabullante. Cosas de estilo Versalles, siglos XVIII y XIX, que también favorece las caracterizaciones porque la moda del siglo XIX en todas sus etapas estuvo orientada a destacar hasta la exageración la masculinidad de la indumentaria de los hombres y la feminidad de la indumetaria de las mujeres. Polisones, crinolinas para las damas. Pantalones altos, chaquetas cortas de amplias hombreras y corbatas de pañuelo marcando un cuello grueso y masculino....
Ejemplos de adaptaciones: Lo que el viento se llevó, Anna Karenina, La edad de la inocencia
Y luego la temática estrella que provocó además el gran éxito de Takarazuka, la adaptación de shôjo-manga o de manga simplemente: La Rosa de Versalles causó furor y sigue siendo interpretada "ad nauseam" por las compañías. Una muchacha criada como un hombre en la corte de María Antonieta, jugando permanentamente con la confusión de género. Los mangas de Riyoko Ikeda suelen tener una estética muy cercana al mundo de Takarazuka.
Versalles no Bara, La rosa de Versalles, lo del centro es una chica. La historia, aquí.


Suzue Miuchi autora de Glass no Kamen,también tiene un estilo muy parecido.



Otras temáticas proceden de leyendas tradicionales de China y Corea, o también últimamente de video-juegos.
Phoenix Wright,sí el video-juego de la Nintendo-DS, pulsad aquí.
El fantasma de la ópera, pulsad aquí.
Una extraña mezcla, muestra del híbrido que constituye el Takarazuka, un número propio de Revista, pero "la vedette" es una otokoyaku, con plumas!, pulsad aquí.
Con este vídeo me he reído mucho, "Por quién doblan las campanas", pulsad aquí.
Lo que el viento se llevó, pulsad aquí.



5-LAS COMPAÑÍAS

Debido a la cantidad de producciones que tenía que llevar a cabo la compañía se optó por la creación de varias secciones dentro del Takarazuka, con nombres que describen también un poco su intencionalidad:

-HANA (flor): Creada en 1921. Suelen adaptar temáticas procedentes de la ópera y tienen fama de ser la cantera de los mejores otokoyaku.

-TSUKI (luna): Contemporánea de Hana. Formada por las actrices más jóvenes, una forma de debut de los nuevos talentos, suelen adaptar musicales.

-YUKI (nieve): Creada en 1924. Combina ambas tendencias pero también incluye temática tradicional japonesa.

-HOSHI (estrella): Creada en 1933. Suele estar integrada por las actrices ya consolidadas y más famosas, contando con las mejores otokoyaku de la compañía debido a su experiencia.

-SORA (cosmos): Creada en 1966. Se formó "robando" diferentes actrices procedentes de las diferentes compañías con la intención de innovar dentro de las temáticas del Takarazuka, introduciendo temáticas procedentes de Broadway e incluso con obras especialmente compuestas para la compañía por parte de autores occidentales consagrados en el mundo del musical. Cuentan con las otokoyaku más altas, lo que favorece la impresión de masculinidad y juega a favor de las adaptaciones occidentales.

6- LAS FANS

El 90% de los espectadores de Takarazuka son mujeres. La edad media, 25 años. A pesar de la extrañeza que provoca en la mayoría de los occidentales (heterosexuales), existe un gran fenómeno fan alrededor de este mundo del teatro por y para chicas. Sin embargo, lo más fascinante es cómo aguardan a las puertas del teatro la llegada de sus actrices favoritas (de rol masculino) en perfecto orden de formación, con sus bolsas perfectas en cuyo interior aguardan los más diversos regalos envueltos concienzudamente de esa forma tan especial que se tiene en Japón. A la llegada de las divas no hay gritos, no hay voces, no hay agitación, salvo supongo que la interior, y se procede a entregar a la asistente de la actriz los regalos, sin que la objeto de semejante admiración intercambie una sola palabra, gesto o mirada con el grupo. ¿Por qué? pues por una parte porque en Japón son gente civilizada y por otra debido al temor a los escándalos. La posibilidad de que se pueda establecer una relación sentimental más allá de la admiración entre una actriz y una fan, o incluso entre actrices aterroriza por completo a los dueños del Takarazuka, que prefieren "obviar" el tema de la ambigüedad sexual que predomina en su espectáculo. Por lo tanto está completamente prohibido cualquier contacto con las actrices.
Un ejemplo de una típica entrada, pulsad aquí. (Vamos es que ni un grito, ni un suspiro, ni una tos y como diría mi abuela... ni un pedo... con perdón..)
En este al menos habla algo y saluda, pulsad aquí.

En el próximo artículo entraré en las consideraciones culturales-personales. Pero si queréis ir opinando no tengo ningún problema, pero por favor sed respetuosos, cualquier comentario malsonante será eliminado, sobretodo si es realizado de forma anónima. Si tenéis que decir algo no apropiado al menos dad la cara.

Página oficial de Takarazuka Revue en inglés con los programas musicales, etc..., pulsad aquí.

4 comentarios:

Kitsune dijo...

Interesantísimo artículo. Había oído hablar de esto del teatro de chicas, pero nunca tan profundamente. aunque siempre creí por las informaciones que me llegaban que era como una contraparte del kabuki donde sólo actúan hombres... En fin, ignorante yo hasta el final.

Sabes de un tipo de teatro que es mixto pero de papeles cambiados, o sea, los hombres hacen papeles femeninos y las mujeres papeles masculinos? Una vez vi un capítulo de Sakura Card Captor y mostraban un montaje así y me quedó dando vueltas si era sólo algo de la serie o realmente existía algo así.

Otra vez felicitacione spor el cambio de la decoración de la casa de té, te quedó precioso.

xoxo

保瀬 dijo...

Muy buena la nueva imagen, y el tema tratado. Conocía sobre el "onnagata" (se dice así?) pero no tenía ni idea de esto. Muy interesante.
Un abrazo!

ailurus dijo...

Dos artículoss seguidos!!
me ha gustado muchoe ste. Además incluye Garasu no Kamen, uno de mis mangas favoritos (aunque tenga que seguirlo en inglés)!
Excelente artículo :D

Yaneli dijo...

Muy interesante, es difícil encontrar información en español para nosotras las fans que entendemos sólo español jajaja
Y sí, es de verdad muy raro para los nosotros los occidentales entender cómo les puede gustar eso a las japonesas que andas locas por las otokoyaku, me era tan difícil entenderlo que tanto y tanto buscar, mirar me quedé enamorada del Takarazuka Revue, en serio, perdidamente enamorada de sus puestas en escena, de su canto, de sus bailes, todo!

Espero que agregues información pronto
Felicidades por el artículo, muy bueno

PD: Es ilegal poner imágenes de Takarazuka en la web?
Si vieras mi Hi5 tengo cientos de imágenes de Takarazuka y de las actrices jaja van a venir a encerrarme ^^''