miércoles, 18 de febrero de 2009

Consideraciones sobre Takarazuka

Creo que una vez conocidos los datos ahora sí nos podemos permitir divagar sobre el asunto. Los que no hayáis leído el artículo sobre Takarazuka os aconsejo que lo hagáis para poder seguir un poco el hilo.

He visto que en los comentarios (2) al artículo anterior, habéis mencionado kabuki y onnagata, casi como un acto reflejo. Ah! si esto es todo de chicas, entonces es como el kabuki no? Uhm.... yo no lo compararía al kabuki.... El hecho de que se representara sólo por hombres no significa que NUNCA hubiera mujeres, es más el kabuki lo CREÓ UNA MUJER!! jajajaja. La expulsión de las féminas fue consecuencia del temor a los escándalos sexuales, lo cual no se pudo evitar porque entonces los escándalos fueron HOMO-sexuales, jajajaja. Hubo un periodo determinado de tiempo en el que el backstage del kabuki era el lugar idóneo para encontrar jovencitos dedicados a la prostitución. Sí bueno... esto está subiendo de tono. Pues preparaos porque sigue.

No creo que Takarazuka sea una respuesta al kabuki, ni una liberación de la mujer japonesa, ni siquiera se puede compara el trabajo del onnagata con el de la otokoyaku, porque las aproximaciones son diferentes.
El onnagata crea a través de una serie de normas o kata la figura de una mujer, una mujer situada en un tiempo y un lugar, pero no la encontrarás por la calle porque tiene los elementos de todas las mujeres y de ninguna. Pero el onnagata al abandonar el escenario no ha interiorizado la esencia de la mujer, sólo la ha reflejado. Interesantísimo vídeo sobre cómo se crea un personaje femenino en kabuki por el gran Tamasaburo, pulsad aquí. MUY RECOMENDABLE.
En el caso de la otokoyaku, ella no ha elegido hacer ese papel, ha sido seleccionada por sus cualidades, su altura, su rostro. Y a partir del momento en que se le dice: tú harás de hombre, tiene que interiorizar la masculinidad, lo masculino. ¿Por qué? pues porque en una sociedad tan machista como la japonesa (sí lo siento, lo repito machista, sí, sí, no me equivoco, ya sé que puede haber japoneses encantadores, sensibles y maravillosos, no lo dudo), la mujer ni sabe, ni quiere, ni puede actuar como un hombre. No les sale.Porque no es sólo una cuestión de ponerse un bigote o una barba, poner poses "chungas" y hacerse el macho, ERROOORRRR. En la cultura japonesa el hombre es una postura, es un gesto, es un idioma, es un movimiento, es una actitud.
Para la gente occidental un hombre, "hombre", ese sí, ese que se tira un cubo de agua por encima marcando abdominales, enseñando el pliegue inguinal y de paso si presenta los óscar este año pues genial; es el epítome de la masculinidad, nos limitamos a un individuo "más chulo que un ocho", musculado y "oliendo a oveja", jajajajaja.

Para una japonesa ese hombre es una cosa exótica y para de contar.
Analicemos una portada de novela romántica occidental y una portada de shôjo manga...




¿Qué vemos? ¿hay una bonita diferencia no? El hombre japonés, el máximo exponente de lo que se busca estéticamente es un individuo prácticamente inexistente!!!! Y eso desde siempre, el Genji Monogatari nos habla de un individuo que se maquilla, cuyo aspecto afeminado las vuelve locas y que se pasa el día enviando poemas y juegos florales a las damas que caen a sus pies en episodios de sexo secreto y silencioso, a espaldas de unos maridos que ni siquiera saben de su existencia.
Genji:


El modelo lo vemos repetido una y otra vez. En el shôjo, en el yaoi, en el visual rock...
Yaoi:

Visual rock:


Gackt y T.M. Revolution:

Si tenemos un teatro realizado sólo por mujeres y para mujeres, al contrario que el kabuki (allí no verás a un montón de hombres, es un público heterogéneo), la temática y el rol masculino serán plasmados bajo ese ideal. Es la traslación de un modelo masculino ficticio pero a la vez tan real, real en la mente de la mujer. Todas soñamos de niñas con el príncipe azul del cuento, un individuo masculino perfecto que siente lo que sentimos, pero tal y como lo sentimos. Así las espectadoras sufren una catarsis, una liberación de las frustraciones de su vida afectiva que muchas veces no es tan perfecta.
Me recuerda mucho a este vídeo de Carol Burnet, Cenicienta 15 años después , pulsad aquí.
Porque ese es el problema, los cuentos siempre acaban ahí, en las perdices, pero... ¿y qué pasa después? Las relaciones sentimentales no son siempre una luna de miel eterna. Las más logran sobrevivir al shock, las menos se rompen, porque es muy duro, ahí es donde debería actuar el amor, el compañerismo, la amistad. El problema es que en Japón no existe esa idea de "tirar juntos del mismo carro", sencillamente porque el esquema es distinto, relación amorosa, nos casamos, yo trabajo todo el día, tú en casa, luego tienes los 1,5 hijos, yo vuelvo tarde, muy tarde y tú ya estás durmiendo. Hubo un estudio para comprobar cómo era la relación marido-mujer en Japón, en el que hicieron que las esposas se dispusieran a dar un beso de despedida a sus maridos cada mañana, evidentemente el beso quedó en el aire, pocos fueron los que se dieron cuenta siquiera de que sus esposas estaban allí aguardando a despedirse
.
Takarazuka es una vía de escape, la mujer ve sobre el escenario algo que desearía pero nunca podrá obtener pero le sirve de evasión y volverá a casa con menos peso en el corazón. Pero no está viendo a una mujer ejerciendo un papel dominante y por eso se siente mejor, no. Está viendo el hombre que su mente querría.
Con respecto a las jovencitas adolescentes, existe lo que parece ser un tipo de relación denominada "S", que mezcla admiración, amor platónico y pseudo-lésbico que no está mal visto por la sociedad japonesa, que lo interpreta como una etapa más de la joven adolescente. Así que es mejor encauzarlo hacia algo completamente neutro como el Takarazuka, donde la relación sentimental sólo puede quedarse en amor platónico y nunca ocurrirá el terrible error de que "no podremos casar a la niña, ni hacerla una virtuosa madre y esposa".
Porque ese es otro tema, cuidadito que en el corazoncito de una joven en Japón surja algo que "no es" y que le impide entrar en la rueda social. Naces-creces-te casas-te reproduces- vegetas y te mueres.
Hasta los años 90 del siglo XX no hubo ningún tipo de organización pro-derechos de los homosexuales y menos aún de las relaciones entre mujeres, ahí es nada. Las relaciones lésbicas son vistas como una desviación propia de revistas pornográficas y de gente occidental.
Puede sorprender pero así es, hasta los 90, como aquel que dice "hace dos días".
No sé hasta qué punto pueda inducir el Takarazuka a la homosexualidad, ni si las actrices son lesbianas en potencia, o si solamente pueden entrar lesbianas....
Al fin y al cabo, yo estudié en un colegio sólo para chicas y si tenías la gran desgracia de ser alta, "te caía el muerto" de hacer de chico siempre. He de decir que yo fui un ejemplo? Por supuesto a las más altas de la clase nos apetecía muchiiiiiiiiiiiiisimo hacer de princesitas, que nos llevaran y nos trajeran en los bailes, etc.... pero es que no había nadie que lo pudiera lograr, salvo tal vez un chico, claro que para eso habría tenido que suceder un milagro. Y por supuesto dudo mucho que las monjitas quisieran hacer de nosotras las perfectas lesbianas no? jajajajaja. O puede que sí, jajajajajajajajaa. En fin, que no creo que porque te toque hacer un papel y por mucho que lo tengas que interiorizar te haga la menor gracia extenderlo a la vida real. Pero vamos, se han dado casos.
He intentado ver un poco más allá de la imagen de la otokoyaku, encontrar alguna entrevista que nos explique cómo prepara el personaje, qué ocurre cuando se hacen mayores, cómo es su vida de diario.... Nada, página en blanco. No hay ni un antes ni un después. Y en sí tampoco un durante.
En fin, si alguno de vosotros sabe dónde encontrar más información lo agradecería. Reconozco que no soy una experta en este tema y puedo tener las ideas muy confusas. Por lo pronto yo no sería capaz de ver una obra completa, esto es más para gente que le gustan los musicales, y yo no los aguanto. Puedo ver un video cortito de Takarazuka, interesarme por algún momento o por alguna actriz intentando abstraerme de la idea de que estoy viendo a una mujer sobre el escenario, y la verdad que se logra una olvidar, pero sigue siendo un maldito musical interminablemente largo. Es superior a mis fuerzas.
Y además... tanta pluma me da alergia!!! jajajajaja.
En serio, he tratado de acercarme a este tema con todo el cariño, admiración y respeto que se puede tener.


¿Quieres ampliar información?


Interesantísimo artículo sobre las implicaciones sociológicas del Takarazuka, no estoy de acuerdo al 100% con todo pero reconozco que es de gran ayuda, pulsad aquí.

Relaciones mujer-mujer en Japón, una visión muy interesante con mucha información, pulsad aquí.

P.D.: la imágenes de Hugh son para animar un poco la vista con algo con más... carne.

12 comentarios:

Kitsune dijo...

Un buen pedazo de carne el que has puesto... jajajaj Gracias por aclarar algunos conceptos

xoxo

保瀬 dijo...

Kitsune-chan, esta vez te has superado. Un reportaje excelente! Me has hecho sentir un poco pueril... pero te aseguro que sólo mencioné los onnagata como ejemplo, precisamente, de mi ignorancia sobre el fenómeno de los roles sexuales en Japón (estoy intentando quedar como más intelectual con esta justificación cutre!).
Un abrazo y gracias por enseñarnos estas cosillas!

Kitsune dijo...

保瀬さん: bueno, yo no pretendía que la gente se sintiera mal. Es una asociación de ideas muy lógica. Pero me ha resultado chocante que enseguida salta el tema de los onnagata. Supongo que al fin y al cabo durante mi búsqueda de información he visto tantos vídeos de Takarazuka que obvié algo que para un occidental cae por su propio peso.
Por favor, no ha sido mi intención presentar a los lectores como pueriles. Ahora la que se siente mal soy yo. (-_-U)
Me gusta la idea del onnagata pero como contraposición estética de la otokoyaku. Supongo que también fue error mío por no incluir las consideraciones mezcladas con los datos, pero prefería separarlos para no confundir más a los lectores.
Gracias a vosotros por leer mis rollos, cada vez que me pongo con un artículo termina siendo más largo que un emaki, jajajajajajajajaa.
Saludillo y no te preocupes por parecer intelectual o no, pues anda que yo gasto una cara muy "iluminada" últimamente....jajajaja.

Kitsune dijo...

Kitsune-san: a que sí, a que es el pedazo de carne perfecto para poner entre dos rebanadas de pan. Ñam, ñam.

保瀬 dijo...

No mujer, si lo que en realidad me fastidia es ver las fotos del Jackman ese. Es que en casa tengo espejo, sabes... :-( ¡Venga, a ver cómo me confortas ahora! jaja no es necesario que retires las fotos, ya lo tengo asumido.
Besicos!

Ailurus dijo...

Artículo y opiniones muy bien curradas.
Mis felicitaciones!!!

yori dijo...

.. a mi me alucino el cortejo ,por parte de los 20añeros,en el dotombori de osaka.parecia un baile ritual de aves,es raro ver actitudes que asociamos a la generacion de nuestros abuelos,en chavales de la era cyber-punk....tambien seria comentable el papel "depredador" de las chicas en la escena nocturna,cuando ven a un occidental,parece que toda la tradicion y las inhibiciones se les pasan en un momento.por no hablar de los hombres de 80 años vestidos de gothic lolita que te cruzas por la calle a cada rato.un pais complicado en materia de sexo,sin duda.
muy interesante el escrito kitsune,siempre leo,aunque no firme,saludos!

Kitsune dijo...

保瀬さん: pues te conforto diciéndote que da igual el aspecto que tengas, que si aterrizaras en medio de Japón te las llevarías a todas de calle.
Puro sex-symbol. El sólo hecho de que seas occidental y hombre ya te da los puntos necesarios para ligar a manos llenas. Ni siquiera necesitas abrir la boca y decir algo, aunque si lo dices los "kawaaaaiiii" saltarán por doquier.
Asúmelo, allí tú eres lo exótico.
Así que ya estás tardando... jajajaja.

Kitsune dijo...

Ailurus: gracias, gracias. Tengo yo un tomo de "Glass no kamen"... Alguna vez la he intentado seguir, pero es taaaannnnn larga, que me desanimo rápido.
Saludillo.

Kitsune dijo...

Yori-san: sí yo también he "visto" que no "sufrido" el cortejo de Dotombori. Y no lo sufrí porque soy occidental y mujer, lo cual me resta todo el sex-appeal necesario. Además digamos que tengo las formas muy.... mediterráneas, así que estoy lejos de parecer una tabla, lo cual me quita todavía más sex-appeal para los japoneses.
Lo de la caza del occidental, que no de LA occidental... qué quieres que te diga? prefiero no entrar en esos temas en el blog porque siempre te salta algún energúmeno. No es que se les olvide la tradición o la vergüenza, es la NECESIDAD de salir del país... Creo que me explico.....
Y los señores mayores vestidos de gothic lolita, apaga y vámonos. Afortunadamente no navegué yo tanto "la noche" en Japón.
Coincido contigo, pero añado, un país difícil para cualquier tipo de relación humana. Aún no puedo dominar el tatemae convenientemente, o lograr un ishindenshin.
Saludillo.

Yaneli dijo...

Gracias por el reportaje
Muy interesante, y muchas cosas que mencionas (así se te hayan ocurrido de improviso) son ciertas; aunque cabe resaltar que para algunas chicas (me incluyo) que estamos más relacionadas con lo oriental que con lo occidental la imagen que da Takarazuka es.. cómo decirlo.. lo máximo! es el ideal de una chica, y al menos yo no olvido que la que está actuando en el escenario es una mujer muy guapa que interpreta aun hombre muy guapo también jajaja a mi me pasa eso.
Sobre las relaciones "S", entre takarasiennes... hay especulaciones, como las famosas Wao Yoka y Hanafusa Mari conocidas como "Golden Combi", o Haruno Sumire (Osa) y Jun Sena(Asa) de las que de seguro encontrarás bastante, las fans especulan que tal chica está con otra, o que esa se vería bien con ésta etc etc... ays ya me hice un enredo @.@

Encontré algo--> http://www.caithion.net/takara/takarazuka_trans.html
Son entrevistas que les hacen a las Takarazuka (como siempre en especial a las otokoyaku) que han sido publicados en revistas y/o transmitidos por televisión; es un rollo traducirlo porque está en inglés pero es material útil, espero que te sirva.

Espero la continuación.
Saludos.

Yaneli dijo...

Ah... lo olvidaba
Sobre las relaciones entre top stars y fans; he sabido que existen reglas muy estrictas para las fans (imagina, no pueden ni tocarlas, entonces, digo yo, para que se une una a un club pagando cuantiosas sumas de dinero ¬¬) a fin de evitar cualquier relación sentimental que pueda nacer entre otokoyaku y fan, también se sabe que alrededor de los años 40 si no me equivoco... se reveló una relación entre una otokoyaku y una musumeyaku que hizo un escándalo y casi lleva a la tumba al Takarazuka, casi por ahí también se descubrió a mujeres escribiendo cartas de amor dirigidas a sus top stars favoritas... en fin, Takarazuka se iba convirtiendo en sinónimo de comunidad lésbica; de ahí que obligaron a las otokoyaku a llevar trajes marciales en el escenario y hacían más que nada obras marciales también; pero el tiempo cambia... la imagen dura impuesta por esos escándalos que se le asignó a una otokoyaku se fue afeminando hasta ahora, que presentan una imagen andrógina y de hecho más atractiva para las chicas y no tan chicas jajaja

Si recuerdo algo más posteo
Ahora si me despido