viernes, 26 de octubre de 2007

Samurai, geisha, kabuki?????

Hoy la casa de té está de celebración, bueno, una de sus clientas está de celebración. El 26 de Octubre es el cumpleaños de Chibikko, una de las nuevas visitantes de la casa de té desde México.
Para conmemorar semejante efeméride, solicitó un artículo bajo la condición de tres palabras clave: samurai, geisha y kabuki....... No niego que ha sido difícil encontrar un kabuki con una temática que mezclara samurai y geisha, porque lo más común es que sean comerciantes que se enamoran de cortesanas de algo rango, viven una dramática historia de amor y terminan suicidándose. Otras veces los argumentos son tan complicados que pueden llegar a dejar en pañales a cualquiera de las telenovelas que hayáis podido ver. "El Cruzado" se rió mucho con un kabuki que comienza con una historia amorosa entre dos monjes..... y no sigo porque el argumento se complicaba bastante.
A pesar de las dificultades yo creo que encontré el kabuki perfecto para estas tres condiciones, se trata de "Chijimiya Shinsuke" 縮屋新助, también conocida como "Hachiman matsuri yomiya no Nigiwai" 八幡祭小望月賑 y estrenada en Julio de 1860, escrita por Kawatake Mokuami. Se dejó de representar en 1951 a favor de dos nuevas versiones de la misma historia tituladas: "Kagotsurube" y "Meigetsu hachiman matsuri". Sin embargo a partir del año 1995 ha sufrido un resurgimiento y de nuevo se está representando.

Nuestra historia comienza con un joven comerciante que acaba de llegar a Edo (antigua Tôkyô) desde Niigata, para vender su producción anual de tela "ojiya chijimi" (es un tipo de tela hecha con cáñamo cuyos orígenes datan del periodo Jomon y cuya popularidad decreció a medida que se comenzó a usar el algodón. Durante el periodo Edo, Masatoshi Hori se trasladó de Akashi a Ojiya y adaptó la tecnica del akashi chijimi al tipo de tela de cáñamo que se hacía en la zona de Ojiya, prefectura de Niigata, el ojiya jofu, dando como resultado el ojiya chijimi. Se trata de una tela muy fresca ideal para confeccionar kimonos de verano, que ganó mucha fama entre todas las clases sociales de Edo, Kyôto y Ôsaka. Actualmente es un bien de interés cultural. Es muy típico en Ojiya 小千谷 ver las telas colocadas en la nieve para blanquearlas. Vídeo en japonés, aquí. Página en japonés de la ciudad de Ojiya, aquí.)
Telas en la nieve:


El comerciante de nombre Shinsuke además llega en pleno matsuri dedicado a Hachiman (dios de la guerra shinto, fotos del matsuri aquí).
El templo de Hachiman en Fukagawa en un grabado del periodo Edo:


Las calles están llenas de gente y por lo tanto nuestro protagonista anda despistado y supongo que mirando de un lado a otro fascinado. Tan distraído va que choca contra un tipo malcarado, rodeado de su grupo de compinches, con tan mala suerte que el individuo es el jefe mafioso, Genzaemon. Imaginaos al pobre Shinsuke rodeado de un grupo de maleantes pretendiendo hacerle pagar la ofensa...... (aunque en realidad lo que hacían era burlarse del pobre pueblerino recién llegado y estaban metiéndose con él).
Afortunadamente el grupo está delante de la puerta de la casa de té donde iban a reunirse con la geisha Miyokichi 美代吉 que llega en ese momento, procedente del matsuri y vestida de tekomai (jóvenes vestidas con indumentaria masculina, como si fueran peregrinos y preceden al mikoshi o templete móvil mientras cantan y bailan).
Tekomai:





La muchacha, compadecida, obliga a los mafiosos a dejar en paz al pobre comerciante y los otros entre risas lo hacen entrar con ellos.
La fiesta comienza con el pobre Shinsuke escondido en una esquina atemorizado por los mafiosos, con los cuales Miyokichi parece no tener problemas. Sin embargo, Genzaemon comienza a hacer preguntas indiscretas a la geisha sobre un tatuaje que luce en el hombro, el kanji "shin" 新.
Ah! pobre Miyokichi, la geisha tiene un amante secreto, un joven samurai que acaba de convertirse en rônin (samurai sin señor), porque le ha sido robado un antiguo quemador de incienso que tenía a su cargo y que pertenecía a la familia de su señor. Shinzaburô 新三郎, pues ese es un nombre, ha jurado recuperar el quemador y volver a su puesto como samurai. Si lo lograra rescataría a Miyokichi y se casaría con ella. Por eso la geisha lleva tatuado el kanji con el que comienza el nombre de su amado. Pero no puede contarle el secreto a nadie y menos aún a un mafioso, así que con gestos le indica al dueño de la casa de té, Otsuyu, que consiga la colaboración de Shinsuke. El hombrecillo se acerca en secreto al comerciante y le pide que mienta y diga que ese "shin" es por "Shin"suke, al fin y al cabo también es el kanji de su nombre y parece que Genzaemon no tiene intención de hacerle daño.
Así que termina la fiesta con la declaración de que él es el amante secreto de la geisha y todos ríen.
Al día siguiente Miyokichi está en el puente Eitai junto con una gran multitud esperando el paso de los mikoshi. Es tal la cantidad de gente que se empujan unos a otros intentando conseguir el mejor sitio. Un grupo de borrachos, todavía más ruidoso y violento acaba de llegar al puente dispuesto a situarse en primera línea como sea. Las barandillas del puente ya no soportan más presión y al final se rompen cayendo al río la gente que ya había, entre ellos la geisha que ya ve próxima su muerte. Pero.... de esas casualidades que tiene la vida, Shinsuke está en el río con una barca y logra rescatarla!!!!!
Grabados del periodo Edo en los que aparece el puente Eitai:






Tras el incidente del día anterior, el comerciante está completamente enamorado de Miyokichi y allí mismo le confiesa su amor y le pide que se case con él. ¿Cómo explicarle que su corazón está esperando a otro? La cara de ilusión de Shinsuke y el agradecimiento hacen que la geisha le prometa que si en un tiempo no ha vuelto Shinzaburô, entonces será su esposa.
Nuestro protagonista, loco de contento, considera que es un imposible que el samurai recupere su status y vuelva a por Miyokichi, así que no duda en ir a la casa de empeños con toda su mercancía para conseguir a cambio el dinero suficiente y pagar las deudas de la geisha.....
Mientras tanto Shinzaburô ha conseguido cazar a los ladrones del quemador de incienso y ha logrado volver a ser admitido como samurai. Sin embargo, siguiendo los sabios consejos de su maestro, decide que todo lo que le ha pasado ha sido por la mala vida que había llevado hasta ese momento. Lo que tiene que hacer es volver a la vida recta y pura del samurai, casarse con su prometida y no volver a tener contacto con geisha y barrios de mala vida.
Aprovechando el rumor que existe en las okiya de que el amante de Miyokichi es un comerciante de Niigata, Shinzaburô le escribe una nota diciéndole que no quiere volver a verla más y que ha traicionado su confianza.
Aún sostiene la nota en su mano con el rostro lleno de lágrimas cuando aparece Shinsuke alborotando toda la okiya porque ha traído el dinero para liberar a Miyokichi!!!!! Pero ella le explica que lo siente mucho, que lo dijo por agradecimiento pero que no tiene intención de casarse con él.
Sin esposa, arruinado, solo en medio de una gran ciudad, Shinsuke se vuelve loco. ¿Qué puede hacer con el dinero del rescate? Ya no puede recuperar su mercancía, su vida ya no tiene sentido. Ha estado vagando por Edo como un fantasma y ahora está delante de una tienda de espadas.... Una espada..... Ciego de ira se compra la mejor katana de la tienda y sale por la ciudad matando a todo aquel que encuentra. Llega a la casa de geisha y sin pensárselo dos veces le corta la cabeza a Miyokichi. Se da cuenta entonces de que entre las ropas de la geisha sobresale una carta, "ah! seguro que es para su amante!!!!". Shinsuke la arranca del obi del cadáver con las manos llenas de sangre y comienza a leer para su desgracia. Allí se explica la triste historia de Miyokichi que no es otra que la hermana pequeña de Shinsuke a la que tantos años llevaba buscando!!!!!!!!
La mente del comerciante comienza a aclararse, ve la espada a su lado, el cuerpo decapitado de la que era su hermana. Aterrorizado por lo sucedido, escapa de la casa y en su huida no puede soportar el dolor y se suicida.

Esta obra de kabuki mezcla dos historias que sucedieron realmente, por un lado el hundimiento del puente Eitai en el año 1807 y por otro lado el asesinato de la geisha Omino de Fukagawa 深川 y el posterior suicidio de su amante-asesino el comerciante Yoshida Jinbei en el año 1821.
Resumen de la obra de kabuki en japonés, aquí.

誕生日おめでとう、チビッコさん!!!(Tanjôbi omedetô, Chibikko-san!, Feliz cumpleaños Chibikko-san!).

martes, 23 de octubre de 2007

American "spanglish"

Este verano una amiga, que estaba de visita, nos quiso sacar una foto como recuerdo con nuestra casa al fondo. El resultado, como cabía esperar, fue una versión "spanglish" del famoso cuadro "American gothic".
Evidentemente, la he retocado con las "caras" de siempre:



Y para los que no conozcan el cuadro original, es este:



Curiosamente, no se trataba de un matrimonio, sino de la hermana del pintor y del dentista de la familia, así que se suponía que era un cuadro de un padre y una "hija"......

miércoles, 17 de octubre de 2007

Susuki mimizuku ( すすき みみずく )

Ya hablé en su momento de los jizô y su protección a los niños, pero creo que (siendo que hay plaga de embarazadas entre las mujeres que conozco) ya va siendo hora de hablar de la protectora de las embarazadas y las nuevas mamás.
Existe en Tôkyô un templo dedicado a Kishimojin o Kishibojin (鬼子母神), donde se vende uno de los ejemplos más curiosos de conservación de "mingei" en la actualidad, una figurita de un búho hecho con un tipo de tallos de hierba (susuki, hierba de la pampa).


Mingei (民芸 みんげい) es la palabra japonesa que se utiliza para denominar las artesanías, como contraposición a las obras de arte, pero que no dejan de carecer de cierto valor cultural. Fue un movimiento iniciado entre 1920-1930 por Yanagi Soetsu, como un intento de preservar los objetos japoneses de uso cotidiano, considerándolas cercanas a la obra de arte. Artesanías de autor anónimo, hechas a mano, baratas y de uso cotidiano. No voy a extenderme mucho más en este tema, ejemplos de mingei son las kokeshi, objetos de "papier mâché" como daruma y piezas de cerámica. Museo japonés de mingei, pulsando aquí.
Por su parte Kishimojin en un principio era una demonio que tenía 100 hijos (según los textos más) y para darles de comer cada semana robaba un niño humano. Los aflijidos padres recurrieron a Sakyamuni (el buda histórico) para que les ayudara y se acabaran los raptos. Así que Buda visitó a la demonio y vio que ella no sólo quería muchísimo a sus innumerables hijos sino que además los cuidaba con gran cariño. Aprovechando su ausencia, Buda escondió a uno de los niños y esperó a que la demonio volviera.
Sobra decir que la angustia de la madre fue terrible, llorando buscaba por todas partes mientras Buda observaba, hasta que al fin éste le dijo: Tú que tienes tantos hijos te preocupas por uno que te ha desaparecido? Pues imagina el dolor de aquellos a los que les quitaste sus niños y sólo tenían uno!!!!
La demonio entonces comprendió los sentimientos de los humanos, tomó el nombre de Kishimojin (Kishibojin) y prometió desde entonces proteger a todas las madres del mundo y sus pequeños. La historia mejor contada, aquí.
Pero.... ¿cómo terminó relacionándose la figura del búho (animal con bastante mala fama en Japón, se considera de mala suerte e incluso un animal inútil) con el templo de una diosa-demonio protectora de las embarazadas?
Como dicen los japoneses, "mukashi, mukashi....", hace mucho, mucho tiempo había un viuda que vivía en una casa muy humilde con su única hija. Lamentablemente la mujer cayó gravemente enferma y no tenían dinero suficiente como para comprar las medicinas, así que su hija fue hasta el templo de Kishimojin y rezó por la curación de su madre. Agotada cayó dormida y soñó que la diosa le explicaba cómo fabricar los búhos para que los vendiera a los visitantes en la puerta del templo. Cuando despertó la niña hizo lo que la diosa le había dicho y así consiguió el dinero suficiente para pagar las medicinas. Historia en japonés, aquí.
Desde entonces se venden las figuritas de búho en dicho templo, página del templo en japonés, aquí.


Durante los días 16 a 18 de Octubre se realiza el festival Okaishiki お会式, vídeo aquí, página en japonés, aquí.
Vídeo del templo, aquí.
Bueno, si conocéis a alguna embarazada o nueva mamá ya sabéis qué regalarle, sólo tenéis que pasar por este templo JAJAJAJAJAJAJA. La dirección para los que estéis por Tôkyô es:

Kishibojin Shrine

3-15-70 Zôshigaya, Toshima-ku
Tôkyô
Instrucciones de cómo llegar en japonés, aquí.

Kitty-chan vestida de susuki-mimizuku.


lunes, 8 de octubre de 2007

Domingo inter-cultural en D.C.

Aprovechando que hace un mes que se inauguró la exposición de Edward Hopper en la National Gallery de Washington D.C. y que había recibido el viernes un e-mail avisándome de un concierto de gagaku en el Kennedy Center por la Zojoji Gagaku Kai, tuvimos un domingo inter-cultural. (A pesar de haber sufrido un desafortunado accidente el sábado que me impide caminar con facilidad, todo sea por el arte).
La exposición de Hopper fue sumamente interesante, pero no permitían hacer fotos, así que me limité a comprar el poster de "Nighthawks", porque el catálogo valía demasiado. También era muy curioso probarse los sombreros "años 40" que salen en sus cuadros y que vendían en la tienda de la National Gallery.
"Nighthawks" no me defraudó, es un cuadro bastante grande y se conserva medianamente bien. Había que hacer cola para verlo, porque estaba en una habitación muy pequeña, rodeado de una multitud fascinada, al igual que me quedé yo. Pocas veces me he quedado delante de un cuadro sin quereme ir de allí, la primera vez fue con el "Descendimiento" de Roger Van der Weyden en el Museo del Prado, la segunda con "Alegoría de la pintura" de Vermeer y ahora con el cuadro de Hopper.
Cartel gigantesco de "Nighthawks":



Después nos dirigimos al concierto de gagaku y bugaku en el Kennedy Center. Era algo que teníamos cierto interés por ver, no sólo porque fuese gratis sino porque yo no había tenido la oportunidad de ver bugaku en uno de los templos de Nara sobre un príncipe tan guapo que para poder luchar en las batallas tenía que ponerse una máscara de demonio.
Además no estoy muy familiarizada con toda la simbología y significado de la música gagaku, así que tenía doble valor como fuente de información y como espectáculo difícil de ver fuera de Japón.
Para más información sobre gagaku pulsad, aquí, aquí y aquí.
Para más información sobre bugaku pulsad, aquí.
Lamentablemente llegamos un poco tarde y había demasiada gente, así que las fotografías no son demasiado buenas.









El vídeo de la actuación dentro de esta página donde pone "play this performance", pulsad aquí.