martes, 19 de junio de 2007

Mr. Potato se "transforma"

Ya en su momento tuve que comprar un "Potato Vader" para un amigo, pero esto ya es el colofón de toda una carrera para Mr. Potato. Estas cosas solo pasan en guiriland.
Se llama "Optimash prime". Sin palabras.......


viernes, 15 de junio de 2007

Tsuchigumo 土蜘蛛

Hoy voy a hablar de un tema legendario muy popular que dio pie a obras de Nôh y de Kabuki, además de numerosos ukiyo-e (grabados japoneses).
Se trata de Minamoto no Yorimitsu 源頼光 y la araña de tierra (tsuchigumo 土蜘蛛). Yorimitsu fue un noble de la familia Minamoto que vivió entre los años 948 a 1021, un hombre al que la leyenda atribuye un gran valor, además de numerosos enfrentamientos con demonios, espíritus y monstruos de muy diversa calaña.
Minamoto no Yorimitsu:


Él siempre iba acompañado por sus cuatro fieles samurais:
Watanabe no Tsuna 渡辺綱(su lugarteniente):


Urabe no Suetake 渡辺綱:


Usui Sadamitsu 碓井貞光:


Kaidomaru (el niño salvaje, tiene su propia saga independiente de las aventuras de su señor, normalmente se le representa como un guerrero de piel roja y expresión furiosa):


El grupo:


Urabe no Suetake y Kaidômaru:


En ocasiones se ve en estos cuatro guerreros la representación de los cuatro reyes guardianes de la tradición budista.
Entre los múltiples monstruos con los que se enfrentó Yorimitsu estuvo la Araña de Tierra, un demonio con aspecto de araña que tenía aterrorizada a toda una región de Japón. Aparentemente el nombre de "araña de tierra" (tsuchigumo) podría referirse al mote de algún salteador de caminos cuya guarida se encontraba en una cueva de las montañas, que luego la leyenda convertiría en un peligroso espíritu.
Antes de que esto sucediera, Yorimitsu había tenido que matar a una famosa bruja come-hombres llamada Yamamba 山姥, con ella vivía Kaidomaru 怪童丸 o Kintarô o Sakata no Kintoki, un niño crecido como un salvaje en las montañas y con una fuerza sobrehumana, al que adoptó como servidor.
Yamamba con Kintarô:


Existen varias versiones sobre la historia de Tsuchigumo:
-Tras matar a Yamamba recorren la cueva donde vive y encuentran tras luchar con un grupo de goblins a una hermosa mujer. Yorimitsu mientras la contempla comienza a sentirse atrapado en una red y sospecha que está siendo hechizado por la dama. Con su espada corta la telaraña mágica que le envuelve y hiere a la mujer que desaparece (porque se trataba solamente de un hechizo de la araña de tierra y no de ella misma). Rápidamente siguen un rastro de sangre hacia las profundidades de la cueva, donde está la terrible araña y tras una dura batalla Yorimitsu logra matarla.
-Nuestro héroe sufre una misteriosa enfermedad que le ha debilitado y está durmiendo en su mansión, protegido por sus cuatro compañeros. Dos de ellos se entretienen jugando al go.
De repente aparece un goblin(con tres ojos y una larga lengua) enviado por el Rey de los Demonios la araña de tierra, para matar a Yorimitsu aprovechando que está débil. Sin embargo, el enfermo se despierta y se levanta de un salto cortándole una pierna al goblin que desaparece. Otra variante habla de un grupo de demonios y monstruos que ataca a Yorimitsu y este hiere a uno de ellos desapareciendo todos al instante.
Aquí vuelve a la primera versión de la leyenda, el grupo sigue un rastro de sangre hasta una cueva donde encuentran a la araña, la matan y Yorimitsu se recupera.
Estos dos argumentos sirvieron para la obra de Nôh, en la que la araña de tierra se presenta ante Yorimitsu convertida en un monje. Pero el protagonista le descubre tejiendo una red y se da cuenta de la verdadera naturaleza del visitante. Saca su espada y tras herirle desaparece. Su grupo de samurais siguen el rastro hasta la cueva de la araña y la destruyen.
Normalmente la escena más esperada tanto de esta obra como de su adaptación al teatro Kabuki es cuando la araña lanza enormes tiras de papel, que representan la tela de araña, y que caen sobre los samurais. Realmente tiene un efecto impactante y precisa de mucha pericia por parte del actor.
Escena del lanzamiento de la tela:

jueves, 14 de junio de 2007

Las chicas son guerreras

Me hace mucha gracia cuando, en ocasiones, leo en algún foro o alguien me comenta su fascinación por las mujeres japonesas, como símbolo de humildad, serenidad y complacencia, motivos por los cuales el interlocutor las convierte en perfectas candidatas para ocupar un lugar a su lado. Bueno, en realidad las convierte en candidatas a la "esclava perfecta", porque los que dicen este tipo de cosas suelen ser bastante machistas, o tienen algún problema de ego, lo que impide que en situaciones normales encuentren novia occidental. Esa leyenda urbana de la mujer japonesa como la panacea de todo aquel al que no soporta una mujer occidental tiene poco que ver con la realidad.
La mujer japonesa, ni es humilde, ni goza de una serenidad a prueba de bomba ni es complaciente con todo. Lo que le ocurre a la mujer japonesa es que tiene que mantener un tatemae con la propia realidad que la rodea y "cumplir", cumplir una función marcada desde hace mucho tiempo. Yo sinceramente las admiro, porque lo que precisa es de un control interior sorprendente, que no tiene nada que ver con la serenidad, sino con el dominio de uno mismo.
Sin embargo, cuidado con una mujer japonesa humillada, cuidado con una mujer japonesa lastimada en su honor, en general, cuidado con una mujer japonesa porque son garras afiladas en guante de terciopelo.
Para muestra un botón, la obra de kabuki "Kagamiyama kôkyô no nishiki-e" 加賀見山旧錦絵 かがみやまこきょうのにしきえla que denominan como el "Chunshingura" femenino (nota: Chushingura es el nombre de la obra de kabuki basada en la historia de los 47 ronin, los leales de Asano).
Antiguamente los clanes japoneses no sólo tenían rangos en la sección masculina, sino también en la sección femenina, estando la mujer principal del jefe del clan y luego estructurándose las demás mujeres de la casa. Algunas de ellas, ya sea por su belleza, saber estar, maquinaciones varias o inteligencia, lograban ascender en la escala de puestos por encima de las otras damas del clan y eso en un grupo que no solía tener muchos entretenimientos, generaba envidias, pequeñas camarillas para deponer a la usurpadora, etc, etc....
Este fue el caso de Onoe, una joven dama de rango inferior (procedente de una rama más humilde del clan), que por sus cualidades (fueran las que fueren) se ganó el aprecio del señor feudal que le encargó la importante tarea de guardar una estatua de buda, verdadero tesoro familiar.
La dama Iwafuji, que debía ser hasta ese momento la "reina de la fiesta" encontró en ese hecho un gran desprecio hacia su persona y decidió hundir a la pobre Onoe. Robó la estatua y la sustituyó por un zori gastado. Al día siguiente solicitó ver la estatua para orar y la otra dama enseguida abrió el pequeño armario donde custodiaba la figura, para oh! sorpresa!! encontrarse aquella burla, tanto para Buda (manchando un lugar sagrado) como para el honor del clan.
Iwafuji montó en cólera, ¿dónde estaba la figura? ¿cómo había podido ocurrir aquello? ¡Qué vergüenza! no tenía que haber permitido a una estúpida como Onoe realizara semejante tarea. Con el zori en la mano azotó a la muchacha delante de todo el séquito.
Pobre dama Onoe.... humillada públicamente, golpeada con una sucia zapatilla como si fuera una campesina, perdido el honor y sumida en la más profunda de las desgracias. Tenía que limpiar su nombre, así que esa misma noche escribe una nota de suicidio para el jefe del clan, la pone en una caja lacada y se la entrega a su doncella Ohatsu お初 para que la lleve.
La criada desconoce el contenido de la caja, pero a mitad de camino tropieza y se abre, cayendo la nota y revelando que su señora se va a suicidar. Lamentablemente ya es tarde y no consigue evitar la muerte de Onoe.
La ira ciega los ojos de Ohatsu, la dama ha muerto por una falta que no había cometido, todas las mujeres saben que Iwafuji lo había tramado todo. Sólo una palabra acude a la mente de la doncella, VENGANZA.
Como una fiera en busca de su presa Ohatsu se lleva la espada corta con la que se ha suicidado Onoe consigo y llega hasta el jardín de la mansión, allí espera la salida de la verdadera culpable. En cuanto la ve sale a su encuentro espada en mano, la acusa de su crimen y cuenta a todos el triste destino de la joven Onoe, después mata a Iwafuji.
Lavado el honor de su dueña, la criada limpia con aquel zori que había originado todo, la sangre de la espada, su misión está cumplida.
Enterado el señor feudal de lo ocurrido, en vez de castigar a Ohatsu admira su valor y su fidelidad premiándola con el puesto y honores de su antigua señora.
Esta obra de kabuki suele ser muy apreciada por sus impresionantes escenas de lucha, protagonizadas por Ohatsu. Habrá que ir a verla......
Onoe es golpeada con el zori:



Sed de venganza, Ohatsu y su espada:


El zori limpia la sangre de la malvada Iwafuji:


Esta otra imagen no, repito NO pertenece a esta obra, pero me parece bonita, y al fin y al cabo tiene que ver con el tema:


lunes, 11 de junio de 2007

Tsurigitsune (La cacería del zorro)釣狐

Un kyôgen es una variante del teatro nôh, se trata de una obra de temática satírica que habitualmente conlleva una enseñanza moral conforme al budismo, se solía representar entre otras obras de nôh aunque en la actualidad se puede uno encontrar un programa teatral compuesto únicamente por kyôgen.
Ambos estilos, que debería denominar mejor "danzas", se reconocen porque algunos de sus actores llevan unas máscaras de madera muy características, cuyas facciones cambian según la incidencia de la luz sobre las mismas. Pero no estoy aquí hoy para hablar de nôh y kyôgen, creo que son dos temáticas lo suficientemente arduas y complicadas como para entrar en ellas en esta casa de té. Además, ambos son elementos para representar en los templos y no en este humilde lugar.
Pues bien, evidentemente "Tsurigitsune" es el título de un famoso kyôgen que va.... de zorros, de nuestros kitsune de toda la vida. La acción se desarrolla en dos partes, en la primera un zorro milenario ha perdido a toda su familia a manos de un cazador, así que decide tomar el aspecto del monje budista Hakuzôsu 白蔵主, que además es tío del cazador, para convencerle de que deje de cazar, en particular zorros claro está.
La máscara de hakuzôsu muestra unos rasgos de anciano pero también de zorro, sobretodo en los ojos semicerrados y en la nariz prolongada como si fuera un hocico:


El kitsune, con la forma del anciano monje, se presenta en la cabaña del cazador y comienza a hablar con él, sobre las enseñanzas budistas y sobretodo acerca de cómo los zorros suelen tomar unas venganzas terribles contra los seres humanos que se atreven a cazarlos.
El cazador le muestra a su tío una de las trampas que utiliza, y el otro parece aterrorizado al verla (atención a las manos, en una posición típica de kitsune):



Todo parece indicar que las palabras del "anciano" han tenido el efecto deseado, así que se marcha muy contento, dejando a un cazador replanteándose su vida profesional. Sin embargo, a este último hay algo que no le termina de cuadrar, su tío es muy anciano y su estado de salud evidentemente no le permitiría realizar un viaje tan largo hasta su casa, durante la conversación le ha notado algunos gestos muy raros y la época del año es precisamente la peor para iniciar un viaje.... Por lo tanto.... ¿quién demonios era ese anciano? El cazador sale tras su "supuesto tío".

Segunda parte:
Mientras tanto, el zorro está la mar de satisfecho, no sólo ha logrado engañar al cazador sino que además ha terminado con sus actividades en la zona, ahora podrá vivir en paz. Pero en ese momento nota un olorcillo muuuuuuuy agradable. ¿Qué es? ¿qué es ese olor? Su olfato de zorro no puede engañarle, hasta él llega el aroma de una rata frita, lista para devorar, colocada (oh! tragedia) como cebo de una trampa.


Nuestro kitsune, aún con la forma del viejo monje no puede reprimir sus instintos animales, el olor es delicioso pero mortal. Ahí está la trampa, esperándole, si se acerca a ella aunque sea un poco le atrapará una de sus patas y será su perdición.
Está claro que si un kitsune pierde concentración, sus transformaciones comienzan a revertir y así le estaba pasando a nuestro protagonista, el olor del cebo y sus cavilaciones le estaban distrayendo de otra tarea aún más importante, la de mantener su magia en activo. Poco a poco estaba perdiendo su forma humana, hasta que al final solamente es un zorro vestido de monje, que se libra de las ropas y salta alegremente sobre el cebo.
El cazador, que ha estado escondido mirando la escena le atrapa hábilmente con un lazo, pero el kitsune lucha ferozmente por liberarse hasta que al fin lo consigue y sale "por patas". El otro grita: que alguien me ayude a atrapar a ese viejo zorro!!!



¿Qué nos enseña esta obra? uhm... ¿cómo ser un viejo kitsune? ¿cómo se puede perder la concentración por una rata frita? Pues no, lo siento. Tiene mucha más "miga" la trama. Aquí vemos un claro ejemplo de cómo nuestros sentidos pueden llegar a perdernos en la recta vía hacia la iluminación. El zorro había salido con bien de su aventura con el cazador, pero sus instintos, el mundo de lo sensual, de los sentidos, del deseo sea de cualquier naturaleza, solamente sirve para apartarnos de lo correcto. Si nuestro amigo hubiera resistido y hubiera pensado más allá del hambre que sentía, podría haberse librado de pasar un mal rato y el cazador nunca hubiera imaginado que se trataba de un zorro. Así pues, "queridos niños", debéis aprender del kitsune y no dejaros llevar por "esas bajas pasiones que os pervierten", JAJAJAJAJAJAJAJAJA.
De todos modos, cayendo en la tentación o no, al final el zorro se salva y eso es lo que cuenta!!!! JAJAJAJAJAJAJAJAJA.
Espero que os haya gustado la historia, otro día más sobre el "fascinante mundo de los kitsune". Hasta pronto amiguitooosss.

Fotos, aquí . Información sobre nôh, kyôgen y argumento de "Tsurigitsune", todo en español, aquí .

miércoles, 6 de junio de 2007

Té de jazmín de la marca Ito-en

Un verdadero vicio fresquito, además me lo compro en un supermercado coreano, porque la versión con etiqueta japonesa me sale más barata que la edición con etiqueta americana.
Las botellas de dos litros vuelan. Y ya sé, el té verde, el mugui-cha o incluso el oolong son mejores, pero es que me pierde el té de jazmín.
Kampai desde mi madriguera con un vaso de 天然美香(てんねんびこう) ジャスミン茶.


martes, 5 de junio de 2007

Las kokeshi

Si hay un objeto japonés que ocupa el primer puesto en las listas de los occidentales a la hora de coleccionar, esas son las "kokeshi ningyo", las muñecas llamadas "kokeshi".
Es muy curioso cómo en toooda la red aparecen amplias colecciones pertenecientes principalmente a estadounidenses, supongo que por la ocupación que su país hizo de Japón y la importante llegada de objetos japoneses a Norte-América a partir de ese momento (vale, sí antes también, pero se trataba de objetos más artísticos y no de la artesanía popular).
¿Qué es una kokeshi? Respuesta sencilla, una muñeca japonesa. Pero no nos quedemos sólo en esto porque el significado de éstas va mucho más allá que un mero juguete de niñas.
Creadas en al región de Tohoku (zona norte de la isla de Honshu), un área profundamente rural y con un clima francamente difícil, nevadas y tempestades de hielo y nieve durante el invierno la hacen poco habitable. La economía se basaba en la agricultura pero también en la utilización turística de los abundantes manantiales de aguas termales. Se cree que la circunstancia de que varios meses al año el lugar se llenara de bañistas favoreció el que algunos artesanos elaboraran las "kokeshi" como souvenir para los visitantes.
Veamos dónde se sitúa la zona de Tohoku:



Estas muñecas son una de las artesanías más antiguas y populares de Japón. A pesar de la teoría que ya os he contado, su origen sigue siendo incierto, lo que ha provocado el surgimiento de otras hipótesis:

PRIMERA: Derivada del nombre "kokeshi" cuyo kanji significa "niña muerta". Puede que originariamente sustituyeran a las niñas asesinadas al nacer por las familias más pobres de la zona o a niñas nacidas ya muertas.

SEGUNDA: Relaciona a las muñecas con las "tachihina" un tipo de muñeca de pie, que sería sustituida por esta versión más barata en madera puesto que la otra tenía una elaboración mucho más costosa al tratarse de mezcla de papel y madera.

Sea cual sea su origen actualmente vive un resurgimiento tras varios años de pocas ventas, debido principalmente a lo que os comenté sobre los coleccionistas occidentales. Cuidadín porque nos podemos encontrar "kokeshi" a unos precios prohibitivos!!!!!!!
El proceso de elaboración es bastante sencillo al fin y al cabo son un cilindro y una esfera ensartados el uno en el otro. Cuando giramos la cabeza de la figura esta produce un chirrido que se cree es el llanto de una niña (escalofriante, os lo juro es un sonido bastante desagradable ).
Selección de la madera apropiada:


Las piezas ya preparadas para tallar y ajustar:


Proceso de decoración:


Existen tantos modelos de muñecas como manantiales de agua termal existen en la zona, se han contabilizado hasta 10 tipos diferentes, pero los principales son 5.
Vamos a analizar uno a uno y veremos sus diferencias:

-NARUKO:
Procedente del balneario de Naruko cuya calle principal ya recibe el nombre de "Kokeshi".
Este tipo de muñeca es uno de los más populares. Se han encontrado documentos que las mencionan datados en el año 1862. Se cree que comenzaron a producirse hacia finales del periodo Edo.



-TOGATTA:
Balneario de Togatta en el monte Zao, frontera entre la prefectura de Miyagi y Yamagata.
Segunda zona de producción de estas muñecas, aunque puede presumir de haber sido el primer lugar donde se hicieron.



-YAJIRO:
Pueblo a 20 minutos del balneario de Kamasaki (lugar de bañistas desde el año 1428).
El origen de las yajiro-kokeshi está en las anteriores togatta-kokeshi.
Museo de Yajiro dedicado a las muñecas y tipología de este lugar:



-SAKUNAMI:
Cuenta la leyenda que este balneario fue fundado por el monje Gyoki durante una de sus peregrinaciones. Pero también hay otra que dice que fue el propio Minamoto no Yoritomo quien volviendo de una expedición vio bañarse a un águila en sus aguas y decidió fundar un lugar de baños termales.
Mapa:


La sakunami-kokeshi fue la primera en elaborarse durante la era Meiji por lo tanto su diseño es el más actual de todos:



-HIJIORI:

Balneario de Hijiori en la prefectura de Yamagata.
El resultado es una mezcla entre la togatta y la naruko. Muy pocos artesanos han seguido esta línea.


Así pues seguimos comprobando que en Japón nada es lo que parece y que muchas veces los objetos más triviales encierran años de tradición y puro trabajo artesanal de origen folklórico que merece la pena admirar... aunque pueda tener semejante referencia a niñas muertas... uf... a mí me dan un poquito de repelús estas muñequitas, ¿a vosotros?
Sobre gustos no hay nada escrito.

domingo, 3 de junio de 2007

Amuletos japoneses 2: Maneki neko y Daruma

Si lo que os explicaba en el artículo anterior eran amuletos fácilmente ocultables o llevables, hoy voy a tratar de otros que a no ser que sean convertidos en llavero, su función no es la de llevarlos encima.
En muchas ocasiones hay occidentales que consideran a los maneki neko y a los daruma como "juguetes" japoneses debido a su aspecto bastante perecedero y a su diseño un tanto infantil, pero nada más lejos de la verdad.
De todos modos constituyen otro de los souvenirs más cómodos de comprar, buenos-bonitos y sobretodo baratos, les darán una alegría a los amigos "menos exigentes en cuanto a seriedad en sus regalos" y al fin y al cabo son dos de los amuletos más tradicionales japoneses, aunque a los occidentales no nos lo parezca.

MANEKI NEKO まねき ねこ 招き 猫 :

"Creo que he visto a un lindo gatito". Así comenzaba siempre la persecución del pajarillo de la Warner y así vamos a comenzar aquí.
El maneki neko, es eso, un lindo gatito, sentado normalmente sobre un cojín rojo con la patita levantada para llamarnos y una enorme moneda en la otra.


No se tiene constancia en ningún documento escrito de la existencia de estos gatos de la suerte antes del periodo Meiji y las reformas del emperador Mutsuhito, allá por principios del siglo XIX.
Se dice que con la modernización de Japón entró también el espíritu pudoroso propio de la moral victoriana y que los amuletos protectores de muchos prostíbulos (un enorme falo) tuvieron que retirarse para no ofender a los visitantes extranjeros (^_^U). El pueblo japonés es principalmente usuario de todo tipo de elementos protectores, y cualquier negocio precisa de algún tipo de objeto de la buena suerte, así que los dueños de las casas de té y demás negocios del "ocio" masculino tomaron como símbolo el gesto de las prostitutas llamando a los clientes (el brazo levantado y la mano hacia afuera haciendo un movimiento de llamada con los dedos) y pusieron a un gato haciendo el mismo movimiento en la puerta de sus locales.
Muy pronto los dueños de otro tipo de negocios imitaron la figura que tuvo un gran éxito.
No sé hasta qué punto es cierta esta historia sobre los orígenes del maneki neko, pero en el templo de Gotoku hay una cantidad enorme de figuras de estos gatos, porque cuenta la leyenda que un gran señor pasaba por delante de la puerta del templo y vio cómo un gato levantaba una de sus patas y le hacía gestos para que le siguiera. Intrigado por la actitud tan extraña del animal, le siguió hacia el interior, fue entonces cuando a sus espaldas cayó un tremendo rayo que fulminó el lugar donde antes había estado el noble. El gato le había salvado la vida.
Templo Gotoku y sus miles de gatos:


Bueno yo os he contado las dos posibilidades, la realista y la romántica, ahora vosotros elegid la que más os guste.
Continuando con las características del gato de la suerte, el gesto de su pata o patas, depende, es el de un gato cuando se está lavando la cara. Si es la pata izquierda, invita a entrar a los clientes al establecimiento, si es la derecha está llamando al dinero y la fortuna. Cuanto más alta la pata más quiere el gato atraer una de las dos cosas, o ambas; lo más habitual es que esté a la altura de su hocico o por encima de su oreja.
Los colores también tienen un significado:
-Blanco con manchas en círculos negro y amarillo: es el gato más común. La posibilidad de encontrar un macho de tres colores es muy difícil en la naturaleza, normalmente son hembras, por lo tanto los marinos japoneses consideraban que ver un gato macho tricolor era augurio de buena suerte y solían tener uno en sus barcos.
-Blanco: tal vez por la pureza del color es símbolo de buena suerte, pero en realidad se cree que fue por la comodidad y rapidez para los fabricantes.


-Negro: para la salud y contra los demonios


El resto de colores son una invención relativamente moderna, que si para el amor, que si para la amistad, blah, blah, blah....
Respecto a la moneda que sujeta con la otra pata, es un koban una antigua moneda de oro, de curso legal durante el periodo Edo. 1 koban=1 ryo, pero en el caso del maneki neko es 1 koban de diez millones de ryo.
Antigua moneda koban:



Hay una clase especial de gato de la suerte, que aparece vestido con kimono a la manera tradicional, es el hatatsu neko que se compra en el templo de Sumiyoshi (Osaka) una vez al mes, pides un deseo y si se consiguen reunir 48 en 4 años se cumple.


Sumiyoshi-taisha:



DARUMA だるま 達磨:
Es el nombre en sánscrito de un monje budista indio del siglo V después de Cristo, significa "ley de Buda", también se puede leer como Bodhidharma.
Este monje fue el fundador del budismo zen y el que llevó la doctrina de Buda a China.
Dicen que alcanzó la iluminación (satori) tras 9 años de meditación en una cueva, sin levantarse ni mover los ojos. Tras ese tiempo sus brazos y piernas se atrofiaron y se le cayeron. Su ojos parece ser que también, aunque una leyenda un poquito más "gore" dice que se los arrancó para poder meditar mejor... en fin.....
Así pues, la figura de Daruma carece de pies y manos, mientras que la zona de los ojos aparece con dos manchas blancas. Se trata de lo que diríamos aquí un "tentetieso", la parte inferior es redondeada y por lo tanto cuando lo empujas se balancea suavemente recuperando la posición habitual.
El color rojo es el manto de monje que llevaría Bodhidharma y que mientras meditaba le tapaba cabeza y cuerpo. Debido a su forma los occidentales pensaron que era un juguete para niños, pero es uno de los objetos artesanos más tradicionales y no se le dan a los niños.
Parecen juguetes, pero no lo son, Darumas al estilo antiguo:



No suele ser una representación muy sonriente, es más yo creo que es el monje con más cara de mala +&%$# que haya visto en toda mi vida. Parece mentira que este monje alcanzara la iluminación, al menos podía haber estado más contento una vez conseguido, pero claro... 9 años sin moverte te ponen esa cara o peor.
Varias imágenes del Bodhidharma histórico:





Bien, la finalidad del Daruma, aparte de recordarnos al fundador del zen y su fortaleza espiritual, es la de cumplir un deseo. Cuando nos regalan una de estas figuras o si la compramos, se le pinta uno de los ojos y si nuestro deseo se cumple le pintaremos el otro ojo, muy sencillo no??
Supongo que con el humor de Bodhidharma no le debe de apetecer mucho eso de quedarse tuerto, JAJAJAJAJAJAJA y por eso nos cumple el deseo.


Hay empresarios que suelen comprar una de estas figuras para la fiesta de año nuevo, le pintan uno de los ojos pidiéndole que ese año los negocios vayan bien.