jueves, 14 de junio de 2007

Las chicas son guerreras

Me hace mucha gracia cuando, en ocasiones, leo en algún foro o alguien me comenta su fascinación por las mujeres japonesas, como símbolo de humildad, serenidad y complacencia, motivos por los cuales el interlocutor las convierte en perfectas candidatas para ocupar un lugar a su lado. Bueno, en realidad las convierte en candidatas a la "esclava perfecta", porque los que dicen este tipo de cosas suelen ser bastante machistas, o tienen algún problema de ego, lo que impide que en situaciones normales encuentren novia occidental. Esa leyenda urbana de la mujer japonesa como la panacea de todo aquel al que no soporta una mujer occidental tiene poco que ver con la realidad.
La mujer japonesa, ni es humilde, ni goza de una serenidad a prueba de bomba ni es complaciente con todo. Lo que le ocurre a la mujer japonesa es que tiene que mantener un tatemae con la propia realidad que la rodea y "cumplir", cumplir una función marcada desde hace mucho tiempo. Yo sinceramente las admiro, porque lo que precisa es de un control interior sorprendente, que no tiene nada que ver con la serenidad, sino con el dominio de uno mismo.
Sin embargo, cuidado con una mujer japonesa humillada, cuidado con una mujer japonesa lastimada en su honor, en general, cuidado con una mujer japonesa porque son garras afiladas en guante de terciopelo.
Para muestra un botón, la obra de kabuki "Kagamiyama kôkyô no nishiki-e" 加賀見山旧錦絵 かがみやまこきょうのにしきえla que denominan como el "Chunshingura" femenino (nota: Chushingura es el nombre de la obra de kabuki basada en la historia de los 47 ronin, los leales de Asano).
Antiguamente los clanes japoneses no sólo tenían rangos en la sección masculina, sino también en la sección femenina, estando la mujer principal del jefe del clan y luego estructurándose las demás mujeres de la casa. Algunas de ellas, ya sea por su belleza, saber estar, maquinaciones varias o inteligencia, lograban ascender en la escala de puestos por encima de las otras damas del clan y eso en un grupo que no solía tener muchos entretenimientos, generaba envidias, pequeñas camarillas para deponer a la usurpadora, etc, etc....
Este fue el caso de Onoe, una joven dama de rango inferior (procedente de una rama más humilde del clan), que por sus cualidades (fueran las que fueren) se ganó el aprecio del señor feudal que le encargó la importante tarea de guardar una estatua de buda, verdadero tesoro familiar.
La dama Iwafuji, que debía ser hasta ese momento la "reina de la fiesta" encontró en ese hecho un gran desprecio hacia su persona y decidió hundir a la pobre Onoe. Robó la estatua y la sustituyó por un zori gastado. Al día siguiente solicitó ver la estatua para orar y la otra dama enseguida abrió el pequeño armario donde custodiaba la figura, para oh! sorpresa!! encontrarse aquella burla, tanto para Buda (manchando un lugar sagrado) como para el honor del clan.
Iwafuji montó en cólera, ¿dónde estaba la figura? ¿cómo había podido ocurrir aquello? ¡Qué vergüenza! no tenía que haber permitido a una estúpida como Onoe realizara semejante tarea. Con el zori en la mano azotó a la muchacha delante de todo el séquito.
Pobre dama Onoe.... humillada públicamente, golpeada con una sucia zapatilla como si fuera una campesina, perdido el honor y sumida en la más profunda de las desgracias. Tenía que limpiar su nombre, así que esa misma noche escribe una nota de suicidio para el jefe del clan, la pone en una caja lacada y se la entrega a su doncella Ohatsu お初 para que la lleve.
La criada desconoce el contenido de la caja, pero a mitad de camino tropieza y se abre, cayendo la nota y revelando que su señora se va a suicidar. Lamentablemente ya es tarde y no consigue evitar la muerte de Onoe.
La ira ciega los ojos de Ohatsu, la dama ha muerto por una falta que no había cometido, todas las mujeres saben que Iwafuji lo había tramado todo. Sólo una palabra acude a la mente de la doncella, VENGANZA.
Como una fiera en busca de su presa Ohatsu se lleva la espada corta con la que se ha suicidado Onoe consigo y llega hasta el jardín de la mansión, allí espera la salida de la verdadera culpable. En cuanto la ve sale a su encuentro espada en mano, la acusa de su crimen y cuenta a todos el triste destino de la joven Onoe, después mata a Iwafuji.
Lavado el honor de su dueña, la criada limpia con aquel zori que había originado todo, la sangre de la espada, su misión está cumplida.
Enterado el señor feudal de lo ocurrido, en vez de castigar a Ohatsu admira su valor y su fidelidad premiándola con el puesto y honores de su antigua señora.
Esta obra de kabuki suele ser muy apreciada por sus impresionantes escenas de lucha, protagonizadas por Ohatsu. Habrá que ir a verla......
Onoe es golpeada con el zori:



Sed de venganza, Ohatsu y su espada:


El zori limpia la sangre de la malvada Iwafuji:


Esta otra imagen no, repito NO pertenece a esta obra, pero me parece bonita, y al fin y al cabo tiene que ver con el tema:


6 comentarios:

mgarza dijo...

Hola Kitsune-chan, me recuerdas?

Oye, solo para comentar que yo soy de esos que les gustan las japonesas. Si bien es cierto que en mi caso me ha tocado una chica muy dulce y amable, eso de macho nada! Que si no lavo los platos de la cena, muy humilde y muy serena, pero me toca dormir en el sillón.

Y ya ni hablar de quién lava la ropa los domingos... y si hablamos del asunto de cocinar... Bueno, ya me voy porque me está hablando mi mujer.

Muy buena entrada en tu blog, como siempre es un deleite venir a ésta (nueva) casa de té. Claro que lo de arriba es una exageración, pero comprendo muy bien lo que dices.

ボールさわるパワー!!!

Soujiro dijo...

Muy buena la historia, la descripcion de lo q algunos esperan de una mujer japonesa se parece más a la de un mueble que a la de una mujer. Si es que no aprendemos y asi nos va

Kitsune dijo...

M-garza-san: por supuesto que me acuerdo de tí!!!!! Aunque no me conecte como antes (porque la situación ahora no me permite tanto tiempo libre) recuerdo perfectamente a la gente.
Uhm... no me refería a los casos como el tuyo, me refería a esa gente que idealiza sin saber. Pero bueno ya veo que has comprendido la finalidad didáctica del artículo.
Ya sabes, siempre estás invitado en esta casa de té, que es más vuestra que mía.
Saludillo y recuerda que hoy te toca planchar y hacer la cena, JAJAJAJAJAJAJAJAJA, si no ya sabes.... JAJAJAJAJAJAJA.
ボールさわる いちばん!!!

Kitsune dijo...

Soujiro-san: realmente es bastante penosa la reacción de estos "personajes" con respecto a las japonesas. Pero luego les va estupendamente bien, porque como aquí es una unión de "intereses", al final encuentran lo que buscan, aunque no sea "real". Pero como ellos no se dan ni cuenta....
Allá ellos, de eso que nos libramos las occidentales quitándonos de encima a estos "maromos".
Saludillo.

Anónimo dijo...

Hola Kitsune.
Queria decirte que tienes un blog estupendo. Esta muy bien documentado pero es ameno y divertido. Además no vas en la linea "otaku" de "¡Que chupi que es todo en Japón!"... He descubierto hoy tu blog, porqué estaba buscando información sobre la situación de la mujer en Japón para un estudio que estoy realizando. ¿Puedes sugerirme algúna fuente de información? Por favor, si quieres escribirme a nahuiozoamtl@yahoo.es me ayudas un monton! Mil gracias y sigue así, voy a seguir visitandote sin duda.
Jose de Barcelona

Anónimo dijo...

kitsune disculpame pero me he liado con las varias cuentas de correo que tengo!!!
Queria decir mictlanozomatl@yahoo.es
Soy un desastre! Gracias otra vez, ahora ya no te molesto más!
Jose de Barcelona