jueves, 17 de mayo de 2007

Tanabata Matsuri 七夕 祭り

La historia del festival de Tanabata procede de China, dicen que lo introdujo en Japón la emperatriz Kôken allá por el 750 después de Cristo y se basa en un relato que hoy en día se podría decir que fue el primer caso de "adictos al trabajo" del mundo, jajajajajajaja.
El 7 de Julio en todo Japón se celebra la reunión de dos estrellas en el cielo, Altair y Vega. Habitualmente ambas aparecen separadas por la Vía Láctea, pero en esa noche (si está el cielo despejado) se puede ver cómo se reúnen.
La más antigua tradición china cuenta que Vega es la princesa Orihime 織り姫 おりひめ(en otros relatos recibe el nombre de Shokujo), hija del rey celestial Ten-kou. La muchacha poseía la magnífica cualidad de tejer muy bien y se encargaba de fabricar los vestidos de los dioses del cielo. Sin embargo, la chica era adicta a su labor y se pasaba día y noche trabajando en su telar sin permitirse un solo descanso, lo cual llegó a preocupar a su padre.
Por otro lado estaba Altair, representado por el pastor de bueyes llamado Hikoboshi 彦星 ひこぼし(también Kengyu) otro obsesionado con su trabajo que tampoco se permitía el lujo de descansar.
Orihime y Hikoboshi, al tratarse de una leyenda china habitualmente van con ropas de aquel país:


Pero... la casualidad hizo que ambos se conocieran y se enamoraron el uno del otro de tal forma que terminaron casándose, para felicidad del rey de los cielos que ya empezaba a preocuparse por una hija tan "dedicada" a las telas. Aunque claro.. este tipo de cosas... pues a veces no sale tan bien como debiera. Era tal el amor que se profesaba el recién estrenado matrimonio que olvidaron sus tareas y así se encontraron los dioses sin vestidos nuevos y los bueyes del joven se desperdigaron por el cielo causando destrozos.
Ten-kou estaba hecho una furia, ¿cómo podía ser que su trabajadora hija se hubiera descuidado tanto? ¿y su yerno? Había que hacer algo con estos dos!!!!!
Así que el rey los separó y colocó a cada uno en un extremo del Ama no gawa 天の川 あまのがわ(el río celestial, la Vía Láctea) y les prometió que si trabajaban bien y mucho les permitiría reunirse una vez al año. Así pues, Orihime y Hikoboshi trabajan duro todo el año para poderse ver.
Se dice que cuando llega la fecha indicada, se forma sobre la Vía Láctea un puente con las alas de las urracas sobre las que pasa la princesa. Otras leyendas aseguran que el agua del río desciende, pero que si ese día llueve la corriente aumenta y los enamorados deben esperar otro año más para reunirse.
Con el fin de que la princesa pudiera cruzar el río los habitantes del Japón adquirieron la costumbre de colgar pequeños papeles de colores de los árboles de bambú deseando que ese día no lloviera. Esta tradición dio paso a que se colgaran los deseos de la gente en ramas de bambú en los propios hogares.
Hay muchas formas de celebrar el Tanabata Matsuri dependiendo de la zona donde se esté. Lo más habitual son las ramas decoradas con tanzaku 短冊 たんざく(tiras de colores escritas con deseos) que se colocan en los jardines o las puertas de las casas la noche del 7 de Julio.
Esta fotografía está muy bien hecha, porque no es de buena educación fotografiar este tipo de cosas de tal manera que se vea lo que ha pedido la gente, así que el que la hizo ha tenido el cuidado de que no se vea, qué majo!!!!


También se decoran las calles con adornos de papel, se organizan desfiles y se asiste a los fuegos artificiales vestidos con yukata, una estampa muy tradicional y veraniega en Japón.


Sinceramente de este tipo de cosas suelen disfrutar mucho más los niños que los mayores, parece ser que se tiende a olvidar un poco esta fiesta entre la gente adulta.


Antiguamente era una festividad muy femenina, las mujeres colgaban sus deseos de conseguir novio o a su amor platónico, sería una especie de San Antonio a la oriental, jajajajajajajaaja.
Y lo que más nos pueden recordar esos bambúes decorados con tiras de papel, tanzaku y otros adornos es a nuestros árboles navideños, la verdad es que la imagen en algunas partes es como una navidad sacada de contexto, he llegado a ver alguna que otra rama decorada con espumillón...
Cuando todas las celebraciones terminan y siguiendo la tradición japonesa de que las cosas que implican algo muy íntimo de la persona no se pueden tirar a la basura, las ramas de bambú se dejan en los ríos, para que la corriente se lleve los deseos hasta el río celestial de la Vía Láctea.


Lugares famosos por sus Tanabata matsuri: toda la región de Tohoku (Norte de Japón, Prefectura de Akita, etc..) y ciudad de Oita (tiene su particular festival con desfiles, danjiris iluminados y el "funai pachin" 府内戦紙 nombre que viene de un juego de cartas infantil con imágenes de samurai "pachin" y el antiguo nombre de la ciudad de Oita "Funai", en este caso son imágenes enormes iluminadas que se mueven al ritmo de los gritos "seiya, seiya", para ver un vídeo sobre esto pulsad aquí, programilla de televisión en "Real Player" del Funai Pachin del año 2002, pulsad aquí (en japonés, icono "real" de la izquierda para modem, icono "real" de la derecha para banda ancha).


1 comentario:

Anónimo dijo...

Buen post eh¡
...Yo no sabía de esta tradicón japonesa pero se me hace de interéz saber que esos orientales Tambien creen en el amor platonico y esas cosas... digo, a pesar de las sangientas batallas samurai entre otras cosas inhumanas.
yeah sangre, ui¡ perdón...

Bueno adios.