viernes, 11 de mayo de 2007

La venganza de los hermanos Soga

En esta vida de estudio sobre la cultura japonesa, hay que estar preparado para saber de todo. Si se está interesado en los grabados ukiyo-e, hay que conocer muy bien su iconografía para poder identificar lo que se está viendo. Este artículo iba a tratar precisamente sobre eso, imágenes engañosas que se ven en los grabados japoneses, pero..... tuve una especie de kabuki-satori y me di cuenta de que aún no había contado uno de esos dramones japoneses, que marcan todas las obras de kabuki, nôh, kyôgen, bunraku y lo que haga falta.
Todos seguro que conocéis la historia de los 47 ronin, sus adaptaciones al kabuki y las imágenes relacionadas con los "leales de Asano". Sin embargo no es tan común que el occidental medio conozca a los hermanos Soga y su historia, que parece sacada de la Sicilia más profunda.
Ah! la familia....

Esta historia es absolutamente verídica, los acontecimientos ocurrieron de verdad allá por el año 1193 durante el shogunato de Kamakura.
Bien, poco después de la implantación del clan Minamoto en el poder se hizo un reparto de feudos entre los nuevos señores al servicio del shogun. El clan Ito tenía dos ramas que querían un mismo feudo, pero al final lo consiguió Ito Jiro Sukechika. Sin embargo la rama perdedora no estaba satisfecha, decidieron asesinar al hijo de Sukechika, Kôzu Saburô Sukemichi河津三郎祐道 un famoso luchador de sumo; el encargado de llevar a la práctica el plan fue su propio primo Kudô Suketsune 工藤祐経 en el año 1175 asesinó a Sukemichi a traición.
(Hasta aquí, dramático pero no deja de ser una historia típica).
Kôzu Saburô Sukemichi dejó viuda y dos hijos que contaban 3 y 5 años, la maldad del sector ambicioso del clan Ito hizo que intentaran matar a los niños decapitándolos en una playa, por temor (totalmente fundado) de que los niños al crecer juraran venganza.

Bien, como sucede siempre el verdugo no pudo cumplir su misión, por unas cosas u otras los niños sobrevivieron a su fatal destino.

Los ñiños a punto de ser asesinados:


La madre de ambos se volvió a casar esta vez con un hombre llamado Soga Sukenobu, que adoptó al niño más mayor, Jûro Sukenari十郎祐成 y envió al pequeño Gorô Tokimune五郎時致 a un monasterio para que fuera monje. Sin embargo los hermanos ya habían decidido vengar la muerte de su padre y en secreto se estuvieron entrenando para su misión.
Kudo Suketsune mientras tanto había ascendido dentro del grupo de leales al shogun y ahora contaba con grandes riquezas y poder. Así las cosas, decidió organizar una cacería en las laderas del monte Fuji e invitar a Yoritomo para agasajarle. Era la gran oportunidad de los hermanos Soga!!!

Jûro montó a caballo y se lanzó al galope por el camino que llevaba a Oiso, lugar donde estaba el monasterio de su hermano para anunciarle que había llegado la hora.
Jûro cabalga hacia Oiso:


Cuando regresaron a las inmediaciones del monte Fuji, aprovecharon la celebración de una boda para pasar inadvertidos entre los invitados y en plena noche del 28 de mayo de 1193, mientras se desataba una enorme tormenta, se escabulleron y llegaron hasta el campamento donde estaba la tienda de Suketsune. En unas versiones el malvado asesino estaba borracho, en otras estaba en compañía de una prostituta, la cuestión es que no estaba en muy buenas condiciones para la lucha.
Los hermanos Soga entraron en la tienda y asesinaron a Kudo Suketsune.




Pronto se oyeron voces de alarma por todo el campamento y uno de los guardianes que era luchador de sumo, Goromaru, dio muerte a Jûro mientras otros apresaban a Goro. Al amanecer fue presentado ante el shogun, en unas versiones dicen que Yoritomo admirado le dio a elegir entre la vida o la muerte y eligió esta última; otras dicen que Yoritomo alabó la actitud de los hermanos pero que no podía tolerar la insubordinación en sus dominios y por eso le ejecutó. Jûro tenía 22 años, Goro 20.
Sin embargo entre el pueblo llano esta historia enseguida gozó de gran popularidad, primero fue recitada por los romanceros itinerantes que le fueron añadiendo detalles y personajes, después pasó a relato escrito en el siglo XV y luego a las baladas, el teatro nôh y el kabuki.
Hay un gran número de obras que tratan sobre este tema, además que es costumbre en Japón representar una de ellas el día de Año Nuevo, dicen que para exorcizar a los malos espíritus. Todas aquellas almas que no han podido llevar a cabo su venganza, se ven contentadas con una representación del cumplimiento de los hermanos Soga.
También es muy común representar en mayo solamente la escena de la muerte de Kudo Suketsune, puesto que por esa época fue cuando sucedió.
Para que podáis saber quién es quién en los grabados de actores kabuki que representan las escenas del "Soga no taimen"曾我の対面 o cualquiera de las escenas, Jûro adorna sus vestidos con un estampado de pájaros y Goro con un estampado de mariposas.

Diseño de mariposas en la ropa de Goro:


Habitualmente se dice que gracias a los dioses estos hermanos no tuvieron hijos que continuaran su venganza..... Es decir, que esto pudiera haber continuado por los siglos de los siglos, sin que nadie se acordara ya de cómo había empezado semejante odio..... ¿De qué me suena esto?(-_-U)

2 comentarios:

MacCano dijo...

Llevo todo el rato pensando, Zatoichi, zatoichi, zatoichi....

Esto debe de ser muy común en Japón no?...XDDD

Kitsune dijo...

Maccano-san: bastante común, sobretodo a partir del periodo de la guerra Genpei, donde se monta el follón entre Taira y Minamoto.
Pero bueno, estos son los famosillos.